Página principal



Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas

Descargar 2.15 Mb.

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas





Descargar 2.15 Mb.
Página16/22
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño2.15 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   22
Capítulo XV


Chocando contra la dura realidad










Lois Malkún lucía sudoroso. Su tono de voz, un poco en falsete, denotaba el nerviosismo con que anunciaba al país las incidencias del más grande fraude financiero de la historia. Ante un auditórium también sorprendido, Lois denunciaba con pasmosos detalles, los hechos que habían llevado a la quiebra al segundo mayor banco privado del país: el Intercontinental, engullido por la voracidad de una centrífuga perversa fabricada para sustraer los recursos de los ahorrantes y utilizarlos para borrar las cuentas en sobregiro de Ramón Báez Figueroa, sus principales colaboradores y las empresas vinculadas. Las autoridades nacionales asistían a un espectáculo increíble. Los rostros de los asistentes, desde el Presidente de la Suprema Corte de Justicia hasta el más conspicuo Secretario de Estado, denotaban la incredulidad que les producía la noticia impactante.

Con paciencia y precisión, el Gobernador del Banco Central, teniendo al presidente a su diestra, anunciaba las medidas judiciales incoadas por el gobierno y los pasos a seguir en tan infausto momento. La suerte estaba echada...

Paradójicamente, y tal vez sin proponérselo, una parte importante de los que asistían impasibles a este espectáculo, eran cómplices silentes, por acción u omisión de los delitos denunciados. Algunos de ellos, eran los beneficiarios de tanto derroche. Habían participado de manera entusiasta en el gran festín de la corrupción, y ahora sólo podían darse tres golpecitos en el pecho. El presidente de la República no era una excepción. En este 13 de mayo de 2003, se trazaría la raya de Pizarro entre Ramón Báez Figueroa e Hipólito Mejía y sus principales colaboradores.



La noche había sido larga y tenebrosa para Ramoncito. Por más que intentó conciliar el sueño, una enorme telaraña pegajosa le arropaba, mientras transitaba en éxtasis por ese interregno incierto entre el consciente y el subconsciente, atacado por dragones alados con ráfagas de fuego salidas de sus bocas, abrasándolo, mientras escuchaba el discurso de Palacio, amplificado por mil altavoces ensordecedores que le provocaban una angustia lacerante. Con el agravante de que no quería transmitir a Patricia la incertidumbre que le oprimía el estómago, con ese hormiguero permanente atribulándole el alma. Fue muy difícil la tarea de calmar a su esposa, para evitar que colapsara. El esfuerzo le había asolado la vida.

Aunque varios amigos le habían advertido sobre la magnitud de la encerrona que le estaban preparando, nunca la pensó en proporciones tan descomunales. Asistió boquiabierto al espectáculo palaciego, con los ojos fijos en el plasma de TV sin pestañar, sin presentar emociones, sin que pudiera desatar los demonios de su furia, para pulverizar tanta ingratitud acumulada... No podía creer que los que se prestaban a esa patraña, fueran los mismos a los que amamantó, protegió, distinguió y sobrevaloró en demasía. “Mientras más conozco a la gente, más amo a mi perro...”, pensó para sus adentros. Los gritos de espanto de Patricia ante las acusaciones no pudieron sacarlo de su hermetismo. Miraba con firmeza a la jauría, para grabar sus rostros y sus gestos. Para tallarlos en sus recuerdos y no permitir que los vientos del destino borraran esas huellas. Ellos pagarían su deslealtad.

Fue una noche de pesadillas dormidas y pesadillas despiertas. El día, que en vigilia había esperado, se hizo presente entre las brumas de un amanecer que le pareció sombrío, visto con la mirada triste de su aflicción, ignorando la esplendidez de esa primavera boreal que se le iba. Cuando se hizo a tierra y miró de soslayo a su esposa, se dio cuenta de que ambos se habían engañado: ninguno concilió el sueño.

Este 14 de mayo de 2003 tendría que presentarse temprano ante el fiscal del Distrito Nacional para ser interrogado. La noche anterior había pedido a su amigo y abogado Marino Vinicio Castillo, que junto a sus hijos, Vinicito y Juárez, respondieran las acusaciones, desde la presidencia del Listín Diario, para que la prensa pudiera recoger hoy mismo su parecer. Había dado resultado. En todos los medios aparecía su declaración y el Listín, como era de esperar, fue implacable contra los “complotados”. Pero la incertidumbre le embargaba. ¿Qué pasaría hoy en el Palacio de Justicia? Los medios anunciaban que Hipólito Mejía, personalmente había entregado el expediente acusatorio al Procurador Fiscal del Distrito Nacional, Máximo Aristy Caraballo para que procediera. Hipólito Mejía. No podía creerlo. “Ese pendejo me debe la presidencia y la vida...”, se lamentó amargamente.

En el ínterin, sus abogados habían dispuesto todo lo relativo a su visita ante el Ministerio Público para aclarar los términos de la acusación en su contra. Hizo un ejercicio de autocontrol y se propuso enfrentar los hechos con la hidalguía que le daba el saberse poseedor de un poder más grande que el político: el poder económico, el poder de los medios, el poder social. Nunca se imaginó, ni remotamente, que con todo ese andamiaje de protección, pudiera sucumbir.

Su presencia en las instalaciones del Palacio de Justicia era aprensiva. Pero los hechos que fueron sucediendo, como avalancha indetenible, desbordaron su capacidad de comprensión. Por más que intentaba llevar la bola a su cancha, para servir con holgura, no lograba sus propósitos. Las cosas se salían de control. Era de extrañar, porque esta era la primera vez que esto sucedía en los últimos cinco años. Desde que había comprado Bancomercio, se convirtió en un hombre todopoderoso y manejaba a la sociedad dominicana a su antojo. Había hecho de la dádiva una filosofía, una táctica política que le granjeaba poder y dinero, convertidos en un círculo vicioso en el que ambos ser reproducían mutuamente. Definitivamente las cosas no estaban saliendo bien en esta fiscalía. Miraba a Vincho con impotencia y valoraba los esfuerzos que éste hacía, por medios legales y tratando de explotar al máximo el agradecimiento que todos debían al banquero, moldeando los hechos para hacer un traje que le sirviera a su cliente en esta ocasión. Pero las instrucciones eran muy precisas y contundentes. No pintaba nada bueno el panorama.

Las horas transcurrían lentamente y cada vez más crecía su convicción de que los problemas eran mayores que sus expectativas y peor aún, empezaba a confrontar la realidad, el hecho insoslayable de que a la hora de la verdad, las lealtades y gratitudes simuladas escurrían el bulto montadas en el carrusel de las miserias humanas. Hoy, 14 de mayo, a Ramón Báez Figueroa, el todopoderoso banquero dominicano, nadie en Palacio le tomaba el teléfono. Para esos “amigos” y paniaguados, hedía a diablos y había que estar bien lejos de su desgracia.

  • Lo lamento mucho Ramoncito. Tengo que dejarlos presos. Quiero que sepas que no tengo alternativas –el Fiscal del Distrito hablaba con verdadero pesar.

En ocho horas de interrogatorio, había dado todas las vueltas posibles para escarbar la fórmula que le permitiera quedar bien con Dios y con el Diablo, sin saber a ciencia cierta quién jugaba cada rol en este proceso judicial. Pero el alboroto de prensa que se había armado en torno al caso, el espectáculo montado en Palacio, no era más que el primer acto de un drama que tendría que ser presentado en varias partes. Ahora, le tocaba a él hacer su papel y lamentablemente, el guión estaba escrito por otros y no tenía la forma de improvisar.

Tengo que dejarlos presos...” retumbó en la conciencia del banquero con sorprendente impacto. Penetró el tímpano, se estrelló contra la parte cognoscitiva del cerebro y el eco mil veces repetido fue perdiéndose en el infinito...

Tengo que dejarlos presos...”, Miró con angustia a Maximín. Ladeó su mirada hacia Vincho y luego le desgarró el alma ver como Vivian colapsaba entre lágrimas y llantos. Él, Ramón Buenaventura Báez y Figueroa, bisnieto del presidente Báez, hijo de ex ministro, y dueño de la mitad de la República Dominicana, padrino de todos los políticos, propietario de la mayoría de los medios de comunicación y de muchos de sus periodistas; protector de la iglesia, la justicia y los militares, iba a quedar preso en una celda inmunda del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, sin que todo su poder económico, político y social le pudieran salvar del escarnio. Con una irónica sonrisa en los labios, para disimular la enorme furia que sentía en su interior, rememoró las funestas frases que dieron inicio a su desgracia...

Yo te meto preso y te cierro el banco...”. Y su ingenua, imprudente e inmadura respuesta: “y yo te tumbo...” Ahora estaba preso, muy mal preso, y no tenía la más mínima posibilidad, no sólo de tumbar al gobierno, sino de lograr que le recibieran una simple llamada telefónica...

Sin reparar en nada, luego de ocho horas de interrogatorios, el magistrado Procurador Fiscal del Distrito Nacional envió el expediente para que fuese sorteado en Instrucción y se iniciaran las indagatorias correspondientes. Por los artículos que eran señalados en la pieza acusatoria, notablemente los cargos eran criminales.










Capítulo XVI


Una coraza de impunidad











  • Creo que Ramoncito pretendía ser presidente de la República –dijo Ernesto Gómez mirando con media sonrisa a Judith–. O quería diseñar una extraordinaria coraza de defensa, para garantizar su impunidad.

  • ¿Qué te hace pensar en ambas cosas? –preguntó la periodista.

  • Sólo hay que dar una hojeada a su comportamiento, sobre todo a la desenfrenada carrera por comprar todos los medios del país. Para crear una red tan amplia y poderosa de medios de comunicación hay que tener objetivos muy fuertes bajo la manga.

  • Recuerda que Nene Ureña adquirió medios sólo porque había sido atacado despiadadamente por el periódico La Noticia y el canal 7 de Leonel Almonte. Él defendía esas compras argumentando que representaban un contrapeso con aquéllos sectores bancarios que también tenían medios. Para que supieran que si agredían, se exponían a que desde la otra acera se les disparara con la misma arma –Judith hacía un análisis de la situación en que se vio envuelto el Banco del Comercio Dominicano y su presidente el señor José Ureña, para compararlo con la situación actual.

  • Bueno, que tú tengas un periódico o dos, para defenderte, o un canal de televisión, no es descabellado. Pero que compres la casi totalidad de los medios del país y que tengas en tu nómina a la gran mayoría de comentaristas, comunicadores, programeros y alabarderos de todos los talantes, ya me parecen estrategias mercadológicas de dominio. Infraestructura de poder, para un fin muy específico. Lo que estaba haciendo Ramoncito no era un mecanismo de defensa. Era la más poderosa maquinaria de incidencia mediática de toda el área del Caribe y Centro América –Ernesto Gómez hablaba organizando fichas en el inmenso tablero que se había constituido todo el piso de su apartamento, para poder analizar, junto a su amiga y colaboradora, el esquema societario de los medios de comunicación adquiridos por Ramón Báez Figueroa.

  • Es sencillamente impresionante. Casi todos somos empleados de Ramoncito, sin saberlo. De repente no te das cuenta que ha adquirido tu centro de trabajo –analizaba Judith.

  • Otro hecho que denuncia sus intenciones es el famoso Plan Decenal de Desarrollo. Es todo un programa de gobierno, concebido por alguien que aspira a dirigir la República –dijo Ernesto–. Ese se lo escribió Virgilio Alcántara con dos o tres asesores más.

  • Aparte de ese accionar político, las inversiones que se está haciendo en la Red Nacional de Noticias –RNN– son enormes y con grandes miras. Se ha convertido de repente en una de las estructuras noticiosas más modernas y avanzada de la región. Tiene todas las condiciones para competir con CNN en español, Telemundo y Univisión, para la comunidad latina en Estados Unidos y algunos países centroamericanos y del Caribe –comentó Gómez revisando los números que habían entrado en las cuentas de esta empresa, en los documentos que le habían entregado.

  • ¿De cuántos canales de Televisión estamos hablando, en realidad? –preguntó la periodista.

  • Bueno, es difícil saberlo. ¿Te refieres a los VHF y UHF? porque de cables tiene decenas de canales locales disponibles.

  • Me refiero a los grandes. A los de más incidencia.

  • Hay que contar al canal 7 del antiguo Rahintel que ahora se llama Antena Latina, que es de Ramoncito. Medios Educativos es propietaria del Canal 6, de Hatuey de Camps, pero éste le debía RD$57 millones de Pesos a Baninter sin ningún expediente, o sea, que ese canal estaba en la mira, pero todavía no había sido comprado. En el Canal 13, Telecentro, Ramoncito es propietario del sesenta por ciento (60%) de sus acciones, es dueño del Canal 21, Canal 27; había hecho un contrato y había avanzado US$4 millones de dólares para la compra de Supercanal 33, a parte del sobregiro en la cuenta que tenía este canal; los canales 53 y 57 de Isla Visión... canales grandes, casi siete... y eso, que no sabemos si todavía hay más.

  • Si le sumas a eso el Telecable de Áster, Telever, de la zona oriental y otras empresas de cable de importancia, a nivel televisivo es un emporio – corroboró Judith –. Don Pepín Corripio, propietario de la otra gran red de medios, no tiene tantos canales. Se pueden contar Teleantillas, Canal 2, Telesistema, Canal 11 y Coral 39. Ramoncito lo superaba por lo menos con tres canales.

  • Con la prensa escrita, el dominio era, en su primera etapa, muy pronunciado. Ramoncito había adquirido el diario El Siglo y en alguna medida el meridiano La Nación, por la fusión con Bancomercio. Luego se engulló al Listín Diario, Última Hora, creó El Expreso y El Financiero. Cinco periódicos. Don Pepín sólo tiene el vespertino El Nacional, el periódico Hoy y el diario gratuito El Día –Gómez seguía revisando los volúmenes de documentos que contenían toda esa información y no se decidían a entrarle al trabajo.

En realidad los dos comunicadores habían dedicado el fin de semana para elaborar todo un esquema societario y determinar la forma en que fue adquirido cada medio y usando cuáles recursos. La investigación que habían hecho las autoridades del Banco Central era casi completa. Tenían todo. Pero para los fines de la opinión pública, para que los dominicanos dominaran con detalles la filosofía del fraude, la magnitud del escarnio, los comunicadores tenían que hacérselo digerir con un lenguaje comprensible para que las grandes masas lo supieran. El argot jurídico, hasta para los comunicadores, era pesado y denso... Había que traducir esas acciones al habla entendible para el pueblo y eso se proponían hacer ese sábado de mañana en el apartamento de Ernesto Gómez. La vivienda estaba intransitable en este momento, por la gran cantidad de expedientes diseminados por el piso de parquet, que había sido previamente limpiado con esmero para poderlo utilizar como una gran mesa de trabajo.

  • ¿Viste el lío que se le ha armado a Cabito y Luis González Fabra por la venta y arrendamiento de los medios de Baninter?

  • Bueno, ellos andan “como gato boca arriba” negando la especie. Bonaparte Gautreaux Piñeyro dijo que yo me fui, pero yo no me fui...”, como decía el famoso anuncio de televisión. En un comunicado a la prensa explicó que es absolutamente falsa, interesada y malintencionada, la versión que da cuenta del arrendamiento de medios de comunicación que pertenecieron al Grupo Baninter y al antiguo Banco Intercontinental, S. A. como se ha venido desinformando en los últimos días –leyó Ernesto Gómez.

  • Bueno, pero tengo entendido que se habían llegado a acuerdos en ese sentido ¿Cómo dicen que es “absolutamente falsa, interesada y malintencionada” la versión? –se preguntó Judith.

  • Lo más grande es que esa versión “absolutamente falsa, interesada y malintencionada”, ellos mismos la confirman en toda su extensión, cuando dicen de una manera olvidadiza que “después de las elecciones....”, oye bien, antes de eso no recuerdan nada, pero “después de las elecciones de mayo el comité decidió no CONTINUAR las negociaciones para discutir el arrendamiento de uno u otro medio...” Y se le pone la tapa al pomo cuando nos regalan (a los tarados malintencionados que creímos en la especie) esta belleza “admiten, empero, que había negociaciones en ese sentido...” Claro, que se paralizaron, pero a nadie se le ocurra pensar que fue por la presión que ejerció la prensa con la denuncia responsable ¡qué va!, no tuvo nada que ver con eso... es que los genios del Comité Nacional contra el Lavado de Activos descubrieron que como el partido en el poder había perdido las elecciones, era más brillante dejar que fueran las nuevas autoridades las que dispusieran lo que la ley prevé.

  • Se había llegado muy lejos en las negociaciones con los argentinos.

  • Claro que sí. No sólo se había llegado lejos, se habían arribado a acuerdos concretos... Eso sólo se detuvo por la denuncia a tiempo, pero faltando días para las elecciones nacionales, a esta gente se les ocurrió vender todo, antes que venga el diluvio. Por suerte se logró paralizar todo.

  • Bueno, dejémonos de teorías. Vamos a ver cómo se adquirieron los medios – dijo Judith –. Empecemos por el Listín Diario, que es el más grande.

  • Aunque el primero en adquirirse fue El Siglo, con la compra de Bancomercio quebrado –sugirió Ernesto Gómez.

  • Si, pero El Siglo fue producto de una compra global. No hubo una estrategia particular. Donde se pone a funcionar la maquinaria del fraude fue para la compra del Listín y demás medios vinculados –aclaró Judith.

  • Tienes razón. Nuestro trabajo de hoy es para dar seguimiento al mecanismo del fraude. En el caso de El Siglo el sistema no se utilizó específicamente para el periódico, sino para la compra de Bancomercio. El Siglo fue sencillamente una “ñapa”, como dicen los banilejos. Un bien por añadidura –reconoció Gómez.

  • Pero con el Listín hubo mala fe desde el principio. Es más, yo me atrevería a decir que la concesión de tantos préstamos graciosos se hizo con la deliberada intención de ahogarlos económicamente y llevarlos hasta un callejón sin salida, para ponerlos a comer en sus manos –comentó Judith.

  • Hay que reconocer la competencia que traían desde jóvenes Arturito y Ramoncito.

  • Ahí están los datos. ¿Tú sabes con qué cantidad de dinero compró Ramoncito el Listín Diario? –preguntó Ernesto.

  • No. ¿Con dos mil millones de Pesos?

  • Con mil dólares –le espetó Gómez.

  • Coño, tú estás loco. ¿Cómo es posible, tú estás relajando? –Judith reaccionaba incrédula.

  • Mira como fue la ingeniería para quedarse con el Listín. Es brillante. Los que diseñaron el esquema están acostumbrados a delinquir – Gómez iba organizando una escalera de documentos relacionados con el caso, mientras acercaba a Judith al área donde hacía el bosquejo –. Sígueme con detenimiento, que esto me tomó toda la noche. Y empezó a hablar con rapidez:

  • El 4 de Octubre de 1999, Ramoncito compró la empresa Bear Park International, LTD (BP), haciendo una inversión de mil dólares. Esta era una empresa de carpeta (off shore) que fue creada en Tórtola, de Islas Vírgenes. Puso como representantes de la compañía a los señores Marcos Báez Cocco y Jesús María Troncoso Ferrúa. Dos meses y medio después, adquiere el primer paquete del Listín Diario, comprando 49,730 acciones a propietarios minoritarios por el monto de RD$34.1 Millones de pesos. Esta compra la hace con un cheque de la cuenta de BP en Baninter sin existir ningún contrato ni documento, ni depósito que avale ese pago de RD$34.1 millones –Ernesto Gómez continuó su explicación, mientras Judith intentaba darle seguimiento.

  • El 30 de junio del año 2000 Ramón Báez Figueroa adquiere el control mayoritario de la Editora Listín Diario con una inversión de US$65.4 millones de dólares. En ese momento, más de mil millones de pesos dominicanos. Las personas que le vendieron sus acciones a Ramoncito fueron:

      • Sanoa Inv. Inc.

      • Clipperton Dev. Corp.

      • Capella, S. A.

      • Pamela Comercial, S. A.

      • Pixys, S. A.

      • Caribbean Group Corp.

      • Calwood Dev. Inc.

      • Woodrige, LTD

      • Eduardo Pellerano Nadal

      • Pamela Codomotor, CxA.

      • Mercantil Automotriz, CxA.

      • Autogermánica AG. CxA.

      • GPN Leasing, CxA.

      • Tecnoplus, S. A.

      • Inmobiliaria REPECO, CxA.

      • Autogermana Inc. (Pto. Rco.)

      • Bank Invest, S. A.

      • Marcer Consulting


  • Yo no conozco a la mayoría de esas empresas. ¿Dónde estaban metidas? –preguntó Judith.

  • No podías conocerlas. Todos los ricos de este país tienen las llamadas empresas off shores que les permiten disimular sus fortunas. En algunos casos, evadir impuestos, y sobre todo, evitar persecuciones judiciales por casos de deudas, divorcios, conflictos entre socios, en fin, es un gran mecanismo para disfrazar capitales y evadir impuestos – explicó Ernesto Gómez –. Casi todos los dueños del Listín Diario estaban camuflados en off shores. ¿Sabes por qué?

  • No tengo ni la menor idea. Explícamelo tú, por favor.

  • Uno de los errores que Nene Ureña reconoce haber cometido en Bancomercio, fue aparecer en la macheta de El Siglo como presidente del periódico, siendo la máxima figura de uno de los bancos más grandes del país. Dice él que antes de levantarse recibía llamadas de grandes amigos, que a la vez eran poderosos clientes de Bancomercio. No tenía cómo decirles que los comunicadores en El Siglo, tenían libertad de expresión absoluta y que no podía prohibirles ni censurarles sus artículos o escritos. Era un dilema muy serio y preocupante, por la doble función. Un almacenista de la Duarte no podría entender nunca que el dueño de un periódico no pudiera halarle las orejas a un periodista, si éste le estaba haciendo daño a un amigo. Desde esa óptica – continuaba explicando Gómez – la mayoría de los empresarios dueños de medios, esconden su rol detrás de una empresa off shore y pasan desapercibidos, cuando ese periódico la emprende contra alguien que pueda hacer daño al negocio del propietario de las acciones del medio. Por eso ves, en el caso del Listín, como la mayoría de las acciones estaban a nombre de empresas exógenas. Pero déjame seguir con la explicación del fraude –pidió Gómez.

  • Baninter utilizó tres mecanismos para que Ramoncito se quedara con la propiedad del Listín Diario con una inversión de US$65.4 millones de dólares. Primero, entregó cheques sin fondos de Baninter & Trust. Segundo, emitió recibos de descargos y finiquitos a los vendedores de las acciones y a sus empresas relacionadas, canjeándolas por deudas que las mismas tenían contraídas con el banco. Aunque Baninter saldó todas esas deudas del Listín y de sus empresas relacionadas, el banco no recibió ni un centavo por esta transacción. Te doy un ejemplo simple, sólo para que veas el carácter de la operación. Si Autogermánica debía RD$100 millones de pesos a Baninter, por las transacciones comerciales normales entre ambas empresas, y las acciones de Autogermánica en el Listín Diario costaban, digamos RD$125 millones de pesos, Ramoncito le borraba la deuda que tenía la empresa en el banco de RD$100 millones, le entregaba su recibo o carta de saldo y le daba un Certificado de Depósito (CD) de Baninter & Trust por los RD$25 millones restantes. Como el banco no recibía dinero por borrar la deuda y el certificado de Baninter & Trust tampoco tenía fondos, iba cargado directamente a una cuenta en sobregiro, el cual también era borrado. Luego, Ramoncito se quedaba con RD$125 millones de pesos en acciones del Listín Diario sin sacar ni un solo peso de sus bolsillos –el periodista lucía sumamente concentrado en la explicación, como alguien que había dedicado horas a desentrañar esta madeja. Luego continuó:

  • Baninter, para coronar esta operación, abrió una “Línea de Crédito” a favor de Bear Park International, LTD por los valores de US$32.4 millones de dólares, RD$182 Millones de Pesos y RD$383 millones de pesos, para capital de trabajo, renovable cada 180 días (6 meses) contando con la garantía de las acciones de la empresa Bear Park International, que tú recordarás que se compró en Mil dólares. Esta operación completa la armó y dirigió doña Vivian Lubrano de Castillo, ayudada por todos sus santos y misterios juntos. Para el 30 de octubre del mismo año (cuatro meses después) el 100% de las acciones de BP, que habían sido puestas en garantía al banco para esas líneas de crédito, les fueron entregadas al representante de Bear Park, Jesús María Troncoso Ferrúa, secretario además, del Consejo de Directores del banco. Baninter se queda sin garantía para las líneas de crédito otorgadas al Listín. Aunque aquellas acciones iniciales fueron compradas en mil dólares, la propiedad ahora de todas las acciones de la Editora Listín Diario, por US$65.4 millones de dólares y RD$34.1 millones de peso, le daban un valor a los documentos que estaban hipotecados, proporcional a esas cifras –el periodista exteriorizó un profundo suspiro, para luego continuar:

  • El 9 de noviembre del año 2000 se constituye el nuevo Consejo de Dirección de la Editora Listín Diario: Ramón Báez Figueroa, presidente, Jesús María Troncoso, Secretario, aunque luego fue designado Luis Miguel Pereyra en ese puesto. Esto se hizo un poco a destiempo, porque Ramoncito había entrado realmente a controlar el Listín el sábado primero de Julio del 2000, cuando se presentó de manera informal, con un poloshirt azul, unos pantalones blue jeans y unos zapatos mocasines sin medias para tomar posesión y control de sus oficinas. Como puedes ver, toda la “inversión” realizada en el Listín Diario se hizo sin recursos reales, sólo sobregiros y certificados, que luego fueron borrados.

  • Tengo entendido que después hubo un aumento de capital, con las mismas características –sugirió Judith.

  • Sí, claro. Para el 13 de diciembre del 2001 se aumentó el capital de RD$250 millones a RD$800 millones. Se abrió una cuenta que se le llamó Gaperán, S.A.

  • La famosa cuenta Gaperán, dicen que esos eran los “Gastos Personales de Ramoncito” –interrumpió Judith.

  • Para ese aumento de capital, la cuenta, que se abrió sin efectivo, sin depósitos y sin nada, se le dio un sobregiro que llegó hasta RD$556.7 millones de pesos, que luego fueron borrados mediante una transferencia que recibió de la “Cuenta de Resultados” que era una cuenta fantasma, sólo utilizada para borrar esos sobregiros.

  • Explícame eso: ¿cómo una cuenta fantasma para borrar sobregiros? ¿Eso se puede hacer en un banco? –preguntó la periodista más por joder que por curiosidad real.

  • Fíjate cual es el mecanismo: Gaperán tiene sobregiros por RD$556.7 millones. La Contabilidad de doble partida funciona de tal manera que por cada crédito que abres tienes que cuadrar con un débito igual o viceversa. El hecho es que tienen que ser partidas iguales para débitos y créditos. Si haces una transferencia de la “Cuenta de Resultados” hasta la cuenta de Gaperán por el monto de RD$556.7 millones de pesos, Gaperán recibe un crédito y queda en cero, sin sobregiros. Porque ha “pagado” o “cubierto” su sobregiro con el depósito que vino como transferencia. Pero, para hacer ese crédito, hay que debitar a la cuenta que hizo la transferencia por la misma cantidad, para que el mayor general pueda cuadrar al final del día. Se debita a “Cuentas de Resultados” por RD$556.7 millones. Pero como esa cuenta no tiene en fondos ni un centavo, lo que hace es que se sobregira también (ellos están pasando el sobregiro de una cuenta real a otra fantasma), con el agravante de que esa otra “Cuenta de Resultados” será borrada en la noche por el software que recoge algunos certificados de depósitos selectivos y los distribuye en ese tipo de sobregiros creados para delinquir –la periodista percibía el enojo de Ernesto, como si a él mismo le estuviesen robando ese dinero. No cabía dudas, el sistema era ingenioso. Perverso, pero ingenioso. Difícil de seguir.

  • Entonces, tanto el dinero de la compra del Listín Diario como el aumento del capital salieron de los fondos de los ahorrantes de Baninter.

  • En eso consiste el fraude que estamos detectando. Los documentos que has traído nos ayudan mucho, pero necesitamos probar el borrado.

  • ¿Cómo funciona el borrado?

  • Déjame ponerte un ejemplo popular: tú me das tres millones para que te los guarde por cinco años y José Miguel me da cinco millones para 3 años. Como debo devolver ese dinero en ese tiempo, yo me compro una casa de tres millones con tu dinero. Si algún día tu……

  • Ya entiendo el mecanismo.

  • Sólo en el caso del Listín Diario se han extraído de los ahorrantes por un lado, mil ciento ochenta y ocho millones de pesos (RD$1 billón 188 millones de pesos) y US$37 millones de dólares por una compra que a Ramoncito le costó mil dólares – comentó Gómez, para luego agregar –. En realidad, con los sobregiros de los gastos administrativos del período y los costos financieros de esa deuda, en el caso del Listín Diario tenemos que pagar tú, yo y el pueblo dominicano, más de dos mil millones de pesos extraídos del Baninter.

  • Explícame eso de nuevo. ¿Cómo nos costará tanto dinero? – preguntó Judith.

  • ¿Recuerdas los RD$182 millones y los RD$383 millones de pesos que BANINTER “prestó” a Bear Park International para la compra de la mayoría de las acciones del Listín y que le devolvieron las garantías a Jesús María Troncoso a los cuatro meses? ¿Y recuerdas que Ramoncito entregó un cheque de RD$34.1 millones de pesos de Baninter & Trust para las primeras compras de accionistas minoritarios? Una parte de la deuda por la compra del periódico estaba en US$37 millones de dólares. Pues bien, el 11 de marzo, 13 días antes de la fusión con el Banco del Progreso, mediantes memorandos confidenciales de Marcos Báez Cocco, fueron cancelados esos préstamos de Bear Park International de RD$182 millones y de RD$383 millones, más la cancelación de la deuda de US$37 millones mediante un “préstamo registrado a nombre de “Alta Financial Corp. (Miami)” – empresa existente para las transacciones en dólares – que tampoco registró la operación. Así, todo el dinero invertido en el Listín fue ficticio. Incluyendo los RD$54.6 millones de Subero & Asocs. S.A. y los RD$19.1 millones de Matesa, S. A. para la compra de la nueva rotativa y la construcción del edificio que la albergaría, los cuales también fueron borrados. Son más de mil cien millones de pesos timados.

  • ¡Pero estaban asaltando al país a mano armada! –se quejó la joven.

  • Exactamente. De eso se trata. Pero no es el único caso. Esto se repite al calco para la compra de todos los medios. En el caso del Listín, por negociaciones políticas, se había devuelto a Ramoncito, aunque es la mayor prueba de lavado que existe. Sin embargo de manera formal el Listín Diario debe más de RD$ 2 mil millones al Banco Central, que fue quien pagó todas las deudas de Baninter. El Banco Central va a proceder al cobro de la deuda. ¿Qué va a pasar ahora? Cuando tú le debes la hipoteca de tu casa al banco y no puedes pagarla, ¿Qué hace el Banco?

  • Se adjudica la casa.

  • El Banco Central va a iniciar un proceso judicial para ejecutar la hipoteca. Va a adjudicarse legalmente al Listín Diario.

  • Sin embargo, en este momento se encaminan negociaciones tripartitas para que sea comprado por un poderoso grupo económico dominicano. Primero lo quería don Pepín Corripio, y el gobierno simpatiza con él, pero como es el dueño de la mayoría de los medios de comunicación del país, no piensan que es prudente que también tenga el control absoluto del Listín Diario. Por eso, han preferido la opción de que El Grupo Vicini adquiera esa empresa periodística, dándole una participación de no más del 13% de las acciones al Grupo Corripio. La oferta presentada por Félix García y un grupo de empresarios santiagueros, fue rechazada porque en la nómina de adquirientes había mucho tufo a perredeísmo. El gobierno no quiso poner en manos de la oposición de nuevo a ese medio de comunicación, el más importante del país.

  • Pero hay un serio inconveniente. La familia Báez no quiere salir tan fácilmente del diario. Va a pelear hasta las últimas consecuencias para que no se venda el Listín y recuerda que si los accionistas no aprueban en asamblea una venta no hay forma de traspasar las acciones –informó Judith.

  • La alternativa es la adjudicación pura y simple y ahí los Báez pierden el Listín y la posibilidad de sacar algún provecho económico. Por vía de la negociación tripartita se contempla darles a ellos unos millones de dólares como un caramelo para que no fastidien el proceso de venta. Pero con la guillotina en el cuello de que si no “venden” le ejecutan la hipoteca.

  • Lo más grande de todo esto es que el Listín Diario tiene un valor de mercado de mil millones de pesos. Ya el Estado pagó por él más de dos mil millones de pesos, el doble. La familia Báez le timó al país (que fue quien al final pagó los platos rotos) RD$55 mil millones de pesos. ¿Y todavía hay que darle US$10 millones de dólares para contentarlos? ¿Tú has visto al diablo? –se lamentó Judith.

  • Imagínate a un narcotraficante de Paya, en Baní que haya comprado algún motel con el dinero de la droga y que luego, para confiscarle el negocio, que ha comprado con dinero sucio, para lavarlo, haya que negociar con él, para que no se ponga bravito, y darle una buena cantidad de dinero...

  • Me analizaba un colega de estos radicales de la radio, que si tú sumas los robos y estafas que han hecho todos los presos de La Victoria, Najayo, Rafey y todas las cárceles del país juntos, no llegaría jamás al 1% de lo que sustrajeron los ejecutivos de Baninter y que sin embargo, en el país no se ha producido nunca un intercambio de disparos con los ladrones de cuello blanco, con los oligarcas.

  • Ése es bien radical. Pero tiene razón en cuanto a la suma. El 1% de los sustraído en Baninter serían RD$1,650 millones... Aquí no hay grandes ladrones en las cárceles... Generalmente el que roba mucho no cae preso.



El destino del Listín Diario había quedado sellado con el desarrollo de la Guerra de los Primos, como le llamó el periodista Víctor Grimaldi. Este histórico medio de comunicación merecía mejor suerte. Don Máximo y Tuturo Pellerano tenían muchos negocios juntos y compartían en absoluta armonía en las empresas. Donde Máximo era presidente, Don Tuturo era vicepresidente y viceversa. Pero luego de la muerte de Tuturo en 1992, la lucha por el control y la hegemonía enfrentó de una manera muy álgida a los parientes, ya que don Máximo Pellerano quería asumir la dirección del Listín Diario y Eduardo, el hijo de Tuturo, se plantó con una oposición férrea, hasta que se quedó con la batuta. Arturito toma su propio camino y funda la revista Rumbo y el periódico Diario Libre, asociado con Anibal de Castro. Ramoncito Báez Figueroa se queda en las gradas, apostando a la descapitalización del periódico.

La lucha se había trasladado a los descendientes de tres primos destacados en la historia empresarial dominicana: Máximo Pellerano Romano, Rogelio Pellerano Romano y Ramón Báez Romano. Aunque estos tres emprendedores supieron mantener equilibrio, armonía y convivencia entre ellos y lidiar exitosamente con sus conflictos de intereses, sus vástagos, cada uno a su manera, vio a su primo como un enemigo al que había que destruir.

Máximo Pellerano Romano era el padre de Eduardito Pellerano, Rogelio Pellerano Romano de Arturito Pellerano, mientras que Ramón Báez Romano procreó a Ramoncito Báez Figueroa. Por lo menos, Arturito y Ramoncito mantuvieron una lucha tenaz por conquistar liderazgos en los diferentes frentes en los que interactuaron en la vida temprana. Fueron rivales en el golf, con las mujeres, los carros de lujo y otras extravagancias. Cuando perfilaron sus vidas empresariales, dando seguimiento a los pasos de sus padres, ambos escogieron la acera de enfrente para desarrollar sus proyectos. Los seguros, los bancos, las comunicaciones, fueron sólo algunos de los sectores en los que se enfrentaron. Pero la agresividad de la competencia en la banca le depararía un destino desagradable a cada uno a su manera. Arturito logró quedarse con el Chase Manhattan Bank, aunque su primo había hecho todos los esfuerzos por comprar la prestigiosa franquicia bancaria extranjera. Por eso luego Ramoncito contraatacó adquiriendo Bancomercio. Además, en venganza, Báez Figueroa se quedó con el Listín Diario, expulsando a todos los Pellerano del entorno. Ambos se lanzarían a una alocada carrera para la adquisición de medios de comunicación. Las consecuencias funestas de esta corrida sería una colisión estridente con los más elevados principios éticos y morales, y tendrían la cárcel como telón de fondo.

Por razones de conveniencia política, el Listín Diario había variado su línea informativa y el Banco de Reservas le había dado un gran apoyo económico con grandes préstamos. Cuanto la carga financiera era muy gravosa, surge el “Chapulín Colorado” de Baninter y Ramón Báez Figueroa, con una mochila cargada de malas intenciones. Abre la compuerta de los financiamientos al Listín Diario en sí y a todos los accionistas en sus respectivas empresas. Los puso a comer en sus manos. Era el momento de entrar en acción de los dos grandes cerebros de las finanzas: Luis Álvarez Renta y doña Vivian Lubrano de Castillo. Ellos armaron, con cuidado y esmero, toda la estrategia de “cerco y aniquilamiento” –al estilo maoísta– para quedarse con el control absoluto del más viejo medio de comunicación de la República Dominicana. Eduardo Pellerano fue relegado a la empresa Autogermánica.

Ramoncito, momentáneamente saldría triunfador de la eterna rivalidad que había sostenido siempre con su primo Arturito, torciéndole nueva vez el brazo, ahora no en el golf, que era menos oneroso, sino en una de las estructuras de poder más acentuada del país.

El Listín Diario, con más de cien años de historia como decano de la prensa dominicana, fue fundado el 1 de agosto de 1889 por los señores Julián Atiles y Arturo Joaquín Pellerano Alfau, para dar inicio a la dinastía de los Pellerano en el periódico de mayor incidencia en el país, la cual duraría 112 años, hasta cuando la familia fue sacada de circulación, por la agresividad de un joven banquero que procedía del mismo árbol genealógico de los Pellerano fundadores. Después de la crisis que empezó el 15 de junio de 1942, cuando tuvieron que cerrar, ahogados por el régimen trujillista, nunca más había confrontado el Listín Diario un período más negro y turbulento, que el que le había tocado vivir en las manos del Grupo Baninter, con todos los giros y tambaleos que había tenido que afrontar.






Luego de revisar con cuidado el caso Listín, los comunicadores siguieron sus pesquisas.

  • En el caso de Julio Hazím, ¿qué pasó ahí? –se interesó la comunicadora.

  • Bueno, ese caso da grima. La gente del Banco Central sostiene que no es posible. Que necesariamente Julito le sirvió de testaferro a Ramoncito, y que como todos los negocios del banquero, se metió en un berenjenal mucho más grande que su capacidad de acción –explicó Ernesto.

  • Son más de cuatro mil millones. Cuatro Billones de pesos. Yo no sé contar hasta ahí. Hasta para contar un millón yo tendría serias dificultades. ¿Tenía Julito solvencia económica como para calificar para préstamos de cuatro billones de pesos? –preguntó

  • Esa es la pregunta del billón. En los burós de crédito, Julito no califica ni para un millón.

Julio Hazím Risk era un excelente comunicador que se hizo dueño de las mañanas con un estilo incisivo y mordaz para entrevistar y hacer comentarios. Veinte años atrás, no había tanto desarrollo de la televisión matutina, sobre todo con el estilo campechano y directo con el que Hazím hacía galas, además, de su sinceridad y valentía. En realidad Julito estudió medicina –que nunca ha ejercido – pero su vocación fue dirigida hacia la comunicación social, especialmente en la televisión, como comentarista y entrevistador. Nació el 24 de marzo del año 1940, con padres de descendencia árabe. Se casó con la venezolana Cruz Leida Josefina Ruiz Oleaga, nacida en Caracas. Con ella procreó a Jacqueline Marie, Elizabeth Lucía, Michael Patricio, y Manuel Abraham Khalil Hazím Ruiz. Julito fue procreado por la unión de Abraham Hazím y doña Ángela Risk. Como todo descendiente de árabes, es un buen negociante, o por lo menos eso creía la gente, hasta que explotaron los líos de Baninter y se han detectado los orígenes de tanta prosperidad.

Desde su trinchera de siempre, el programa Revista 110, el médico-productor de televisión empezó su accionar en los medios con más vocación de periodista que de galeno. Para la década del 80 inició los experimentos de prensa escrita con el fallido periódico Cañabrava, que luego convirtió en una revista, ambos de efímera duración y estrepitoso fracaso. Pocos años después logró obtener la licencia del canal 27, uno de los primeros canales de UHF con verdadera incidencia en la teleaudiencia, con el nombre comercial de Carivisión. Además del canal 27 de UHF, de alguna manera logró comprar o registrar el canal 53 y el 57 de UHF, Isla Visión y así fue conformando un pequeño emporio radial y televisivo. Para el final de la década del 90, Hazím también hacía experimentos con un novedoso y moderno meridiano llamado La Nación, utilizando la misma infraestructura del periódico El Siglo, propiedad, en ese entonces del Banco del Comercio. Estos medios, como es sabido, fueron adquiridos por Baninter a través de la fusión con Bancomercio, por lo menos El Siglo, aunque desde ese entonces La Nación tenía grandes deudas pendientes con Bancomercio. Como los esfuerzos anteriores de prensa escrita, el médico-periodista volvió a fracasar con los rotativos, hundiendo a La Nación en una fuerte crisis económica, producto del déficit diario que iba acumulando y sin perspectivas de salir airoso de la misma, por lo menos en el corto plazo.

Hazím continuó diversificando sus áreas de negocios de manera imprudente, en renglones tan disímiles como los restaurantes El Rancho de la Feria Ganadera, el de la Plaza Lope de Vega y de Santiago, frente al Monumento. También llegó hasta San Francisco de Macorís. Luego hizo esfuerzos con Pappalapasta, y con el restaurante Mytos en la calle Paseo de los Locutores. Compró ingenios azucareros, equipos de béisbol en República Dominicana y Puerto Rico, adquirió un par de pantallas electrónicas que colocó en el Estadio Quisqueya, luego creó una empresa publicitaría para manejar el marketing de los torneos de béisbol, instaló una Universidad y empezó la construcción del Centro Médico INCE, con pretensiones de altísima modernidad y tecnología. En fin, Julito, como Ramoncito, compraban todo lo que les vendían. Sólo que al final ha resultado que aquel, compraba amparado en el poder que recibía de éste.

Por esta razón, esa tarde Judith y Ernesto Gómez vaciaron una caja que contenía los documentos correspondientes a los casos de Isla Visión, Canal 27, Bloque Interactivo de Radio, S. A., Editora La Nación, Frecuencias y Medios, S. A., FM Distribuidora, Centro Médico INCE, Ingenios Cañabrava, Julio Hazím Risk, Michael Patricio Hazím Ruiz, Víctor Gómez Bergés, entre otras muchos documentos relativos al caso. Judith ayudaba a organizar en el suelo la documentación con una amplia sonrisa en los labios.

  • Pero aquí hay tantos papeles como los de Ramoncito –comentó a modo de chanza.

  • No hay tantos, ni siquiera parecidos, pero tenemos que rastrear cuatro mil millones de pesos y más de US$23 millones de dólares, y para eso se necesitan muchos documentos –le explicó el periodista e investigador Ernesto Gómez, mientras colocaba los expedientes en el orden que había diseñado en su mente.

  • Con qué criterio quieres que ponga los archivos... –quiso saber Judith al verlo tan concentrado.

  • Bueno, en realidad quiero ir de mayor a menor para explicarte los casos y que podamos hacernos una idea clara de cómo ocurrieron los hechos. Yo estoy buscando todo lo que tiene que ver con Isla Visión y lo estoy colocando en esta esquina. Lo del Canal 27 va por aquí –señaló un montón de papeles organizados en un folder amarillo que decía en la portada “Caso Canal 27”.

  • Podemos también hacer un resumen general para los fines de la investigación –sugirió Judith, tratando de evitar la tortuosa labor de explicarlos uno por uno.

  • Se puede hacer un resumen general de las cantidades, pero siempre la gente esperará que le des pistas de cómo se hicieron las cosas. Los abogados tienen la tarea de escribir para los jueces, muy circunscritos a los cánones jurídicos y a las exigencias de las leyes, para convencer a los magistrados de la vinculación de los hechos con los articulados que han sido violados en los códigos. Nosotros lo periodistas debemos huir como el diablo a la cruz de esos tecnicismos. Hay que hacerle digerir al pueblo lo que ha pasado con un lenguaje claro, llano y directo. Ahora haremos de traductores, pero para hacer eso debemos dominar nosotros los intríngulis y luego pasaremos los datos con certeza a nuestros lectores, y en tu caso, también a tus oyentes –explicó Gómez.

  • Empecemos por Isla Visión, entonces –sugirió Judith.

  • No. Vamos a hacerlo como decía Juan Bosch, con el método de trabajo que enseñó a los peledeístas: Hay que ir de lo general a lo particular, para luego volver de lo particular a lo general. Es importante tener un resumen general que luego iremos desmenuzando por partes. Vamos a empezar por el todo, para luego recorrer las partes.

  • ¿Qué tenemos como punto de partida? –preguntó la periodista.

  • Julito Hazím con todas sus empresas tenía deudas con el Baninter por más de cuatro mil millones de pesos. En realidad por cuatro mil doscientos sesenta y seis millones de pesos. Eso es RD$4.2 billones de pesos dominicanos y US$23 millones de dólares –apuntó Gómez mostrando el contrato que tenía en las manos.

  • Diablos. Yo te dije que no sé contar hasta ahí. ¿Pero hay otro dominicano que deba más dinero que Julito?, además de Ramón Báez Figueroa, por supuesto –se interesó la comunicadora con verdadera sorpresa.

  • No sé, en realidad, si algún empresario llega hasta ese nivel de endeudamiento. Estamos hablando de más de US$280 millones de dólares. No creo que ninguna empresa dominicana califique para un préstamo de ese monto. Por lo menos en el país ningún banco dominicano tiene capacidad para prestar ese monto. Es más, los bancos tienen prohibido prestar más del 50% de su capital a un solo cliente. Si te digo que aquí hay bancos que hasta hace poco menos de cinco años no tenían cien millones de dólares de capital, y aun hoy algunos bancos no llegan a tener ese patrimonio, tendrás una idea clara de qué monto estamos hablando en el caso de Julito –los datos eran contundentes.

  • Pero no es posible que una sola persona, aún cuando lo disfrace con distintas empresas, pueda llegar a ese nivel de endeudamiento.

  • Lo grande del caso es lo siguiente, en esta carta que le envió el pasado 22 de diciembre de 2003 ¿tú sabes cuánto le pidió Julito Hazim a la Junta Monetaria que le descontara? – preguntó socarrón Ernesto.

  • ¿Un diez por ciento? Eso es más de cuatrocientos millones –adelantó Judith.

  • ¿Estás loca? Pidió que le rebajaran RD$3 mil millones de pesos, para él pagar sólo mil millones. Tenía la intención de que le rebajaran el 70% de la deuda, para que tú y yo, nuestros hijos y familiares, pagáramos esos restantes RD$3 mil millones... y además que le permitieran pagar esa bagatela un año después –aunque las cifras parecían increíbles, Ernesto tenía los documentos en sus manos.

  • Bueno, pero tengo entendido que la Junta Monetaria y la Comisión de Liquidación de Baninter negociaron un buen contrato –dijo la periodista, hojeando el convenio que tenía en sus manos, firmado por el productor de televisión y su hijo Michael Hazím.

  • Se le hizo una rebaja de casi RD$1,000 millones de pesos y le dieron dieciocho meses para empezar a pagar. Cosa que no ha cumplido todavía –explicó Gómez -. ¡Mil millones de pesos! ¿Te imaginas cuántas escuelas y hospitales se podrían construir con esa suma?

  • Coño, pero mira qué chulería – Judith señalaba con incredulidad una parte del contrato que estaba resaltado con un marcador amarillo.– En este párrafo habla de un sobregiro en la cuenta de Hazím por más de RD$539 millones de pesos –mostró la periodista el párrafo en cuestión.

  • Si, pero los sobregiros eran el principal modus operandi de esta gente. Eso no es gran cosa, comparado con todo lo que se hizo...

  • No, ese no es el caso. Es para que te deleites con este chiste del Banco Central – Ahora la comunicadora mostró otra parte de los documentos que tenía en las manos –. Mira esta parte aquí como dice –Judith empezó a leer:

  • Párrafo I: De las deudas en pesos dominicanos del Dr. Julio Hazím, se ha segregado la parte correspondiente al Préstamo No. 1-638553-11-4, por la suma de RD$20,000,000 y los intereses vencidos al 31 de enero del 2004 por RD$5,186,676.71. Este préstamo fue otorgado por LA SEGUNDA PARTE (vale decir Baninter, interrumpió Gómez) para financiarle la compra de dos inmuebles propiedad de esta última, los cuales nunca se formalizaron, cuyo precio de venta era de RD$26 millones, localizados en la Avenida Paseo de los Locutores (restaurante Mytos) y en la calle Dr. Báez No. 23, antiguo restaurante Pappalapasta, para lo cual el señor Hazím avanzó una parte del dinero acordado mediante el pago de RD$6 millones de pesos en fecha 28 de agosto del año 2002...”

  • ¿Qué le encuentras de malo a eso? –le preguntó Ernesto Gómez.

  • Mira más abajo. Sigue leyendo, para que te caigas para atrás –le recomendó Judith.

    1. Párrafo II: LA SEGUNDA PARTE (Baninter) ha acordado con LA PRIMERA PARTE (Julito Hazím) venderle el inmueble correspondiente al antiguo restaurant Pappalapasta, ubicado en la calle Dr. Báez No. 23, por la suma de RD$7 millones, para lo cual el pago correspondiente a los RD$6 millones de pesos será aplicado al precio de venta pactado. La suma restante de un millón de pesos deberá ser efectuado al momento de formalizar la venta.”

  • Coño, pero por eso fue que la Comisión no recuperó ni el 10% de los activos de Baninter. Los regalaron todos ¿y no están presos los que firmaron ese contrato? –preguntó indignado Ernesto Gómez.

  • Por Baninter firmaron el licenciado César Gómez Díaz, licenciada Zunilda Paniagua y el licenciado Manuel de Jesús Viñas Ovalle –leyó la periodista.

  • ¿Tú entiendes de qué se trata? Primero Julito le debe RD$4 mil millones al banco. De esos, más de RD$500 millones son de sobregiros, que no ha depositado. Luego Julito le compra también a Baninter dos locales de dos restaurantes, por RD$26 millones de pesos. Para esa operación da un inicial de RD$6 millones de pesos y queda debiendo RD$20 millones. Como nunca más pagó nada, a los dos años, tenía intereses por RD$5,186,000. O sea la deuda entera otra vez – siguió analizando la operación el comunicador e investigador.

  • Sin tomar en cuenta los RD$4 mil millones que también debe –le ayudó Judith.

  • Sí, eso es muy importante, a un hombre que le debe RD$4 mil millones con atrasos de cuotas e intereses por más de RD$300 millones y sobregiros por más de RD$500 millones. Entonces, la famosa Comisión de Liquidación le acepta a Julito, retornarle, al pobrecito, los RD$6 millones que había aportado, porque la operación nunca se formalizó y venderle el local de Pappalapasta, frente al Palacio Nacional, por RD$7 milloncitos –Ernesto reía con esa risa sarcástica de pique e indignación.

  • Lo grande es que en realidad el local lo compró en un Millón de pesos. Los RD$6 millones pertenecían a Baninter por lo menos mil veces. Y si eso fuera poco, ya los intereses del préstamos tenían atrasos por cerca de los RD$6 millones otra vez –analizaba la comunicadora, también indignada.

  • La situación es más grave con la siguiente maniobra. ¿Tú sabes cuánto cuesta un canal de UHF? –preguntó el periodista.

  • No tengo idea. ¿cuánto debe costar? –lanzó la pelota para la otra cancha.

  • Johnny Dauhjre compró el canal 19 –que es de los mejores posicionados, por ser el más bajito después del 15 –. Por la suma de RD$3 millones y medio de pesos en 1997 – el dinero se lo prestó Hatuey Decamps, pero ese fue el monto, que es lo que importa ahora –explicó Gómez.

  • Pero el 17 está primero que el canal 19 –corrigió Judith

  • Sí, pero el 17 es un canal educativo de la Red que maneja CERTV o el canal 4, que es del gobierno. En términos comerciales, el 19 es el segundo canal más bajito de la red UHF. El 15, de Juan Ramón Gómez Díaz es el primero.

  • Bueno, de eso hacía 5 años, cuando se produjeron esos hechos.

  • El canal 53 de Isla Visión de UHF fue vendido, por lo menos en RD$1,400 millones de pesos. Estamos hablando de 1.4 billones de pesos dominicanos y eso no es posible, ni poniendo todo el cableado de esos canales en fibra de oro de 18 quilates –protestó Ernesto.

Con el canal 53 de Isla Visión Ramoncito y Julito Hazim habían decidido hacer un canal social al estilo E Entertainment que sería dirigido por Magda Florencio. En la nómina de ese canal Ernesto podía leer el nombre de reconocidos comunicadores del país con sueldos exorbitantes. Igualmente habían planificado utilizar el canal Telemundo en la frecuencia del 57 UHF con planes noticiosos, aprovechando el plus que les daba el nombre internacional.

  • Estamos hablando de casi US$60 millones de dólares por dos canales UHF y si quieres le pones dos o tres emisoras que tenía Julito. Por más cuentas que saques no da para la mitad de eso, siquiera –ayudó la joven con sus cálculos.

  • Para cuando explotó la crisis de Baninter, con US$10 millones de dólares, tú podías comprar cuatro canales de UHF. Es más, el caso del Supercanal 33 y Supercanal Caribe, el último con la mayor trascendencia internacional en toda la historia de la televisión dominicana, fue vendido en US$14 millones a Ramoncito. Como sabemos todos, como el dinero no le costaba nada al banquero, pagaba lo que le pidieran por las cosas que compraba. Supercanal debía valer por lo menos diez veces más que Isla Visión. Pues a Julito le dieron cerca de US$ 60 millones por dos canales y algunas emisoras.

  • Mira aquí el estado de situación que presentó el canal cuando se hacía el due diligence para la compra: activos por RD$83 millones de pesos.

  • Gómez se acercó al ventanal y se puso a mirar a lo lejos... Había tomado una tasa de café en sus manos mientras Judith hacía los cálculos y notaba que el cansancio empezaba a apoderarse de ellos.

  • Para que tengas una idea: un canal de UHF en este momento, cualquiera que no sea el 15 de Gómez Díaz, vale menos de RD$140 millones de pesos. Un diez por ciento de lo que se dio por un canal insípido como el 53, aún con toda la retahíla de emisoras que pudiera tener al lado. RD$1,400 millones de pesos no lo vale ningún canal del país, ni siquiera de VHF y menos en la época en la que se realizó la operación –convino Gómez.

  • ¿Estaba Julito sirviendo de testaferro a Ramoncito? –preguntó Judith

  • No sé. No creo que un hombre tan brillante como Julito se dejara coger de condón de Ramoncito, que tiene menos luces. Tal vez Julito se metió en demasiados líos con todos esos negocios juntos y por ahí vienen sus deudas. Pero, que le pagaran ese monto por sus medios no es posible. Ahí se estaba comprando otra cosa... y para esa época del 2002 ya la vocería de Hazím no valía tanto, su incidencia había disminuido bastante, ni siquiera podemos manejar la tesis de que lo estaban comprando a él.

Gómez seguía mirando hacia el pasado a través de un crespúsculo hermosísimo que él se estaba perdiendo, divagando entre cuentas y sobregiros, sumas y restas, descuentos y concesiones onerosas...

  • Yo creo Judith que me están cayendo juntas las malas noches que tengo estudiando este tema. Pienso que debemos seguir mañana, porque entre indignación y cansancio voy perdiendo facultades –realmente el investigador se notaba muy agotado.

  • No tengo problemas, continuemos mañana. Todavía nos falta mucho tiempo para todo este trabajo –dijo.

  • Vamos a hacer una cosa. Yo entiendo que lo más profesional es que nosotros entrevistemos a Julito Hazím y escuchemos su versión. Le informamos todo lo que dicen de él los funcionarios del Banco Central, para que él pueda defenderse y que nos deje plasmada su posición al respecto, así tendremos un abanico para escoger la versión que más se ajuste a la verdad –planteó Gómez.

  • Bueno, llámalo y lo visitamos cuando él quiera –precisó Judith.

  • Yo tengo su celular, él siempre toma el teléfono, no se parece a los funcionarios del PLD que nunca responden una llamada, a menos que no sea uno de sus cachanchanes –dijo Ernesto.

Ernesto se dispuso a marcar. Cuando escuchó la respuesta al otro lado de la línea se sintió tranquilo.

  • Hola Julito. Soy Ernesto Gómez ¿cómo te va? –preguntó el periodista.

  • Hola Ernesto. ¿qué hay? –respondió secamente Julito.

  • Oye, tengo mucho interés en conversar contigo y me gustaría saber cuándo me puedes recibir.

  • Cuando tú quieras, todos los días, después del programa yo estoy en mi oficina ¿y de qué se trata?

  • Estoy haciendo una profunda investigación sobre Baninter, porque quiero escribir una novela al respecto y tú tienes muchos conocimientos sobre el caso.

  • Bueno, pero yo sobre Baninter no te puedo hablar, porque yo soy parte de eso ¿Qué yo te puedo decir? –se cuestionó el experto comunicador.

  • Tienes muchísimas informaciones valiosas del banco y creo que me puedes ayudar si lo decides –insistió el investigador.

  • Cuando tú quieras. Yo te digo todo lo que creo y tú publicas todo lo que quieras. Al fin y al cabo, tú vas a hacer lo que más te convenga –se quejó Julito.

  • No hay problemas Julito, quiero que hables conmigo y dices lo que creas que me puede ayudar. Recuerda que estoy escribiendo una novela y no quiero cansar con el tema judicial y las peroratas de los abogados. Lo que pretendo es explicar el caso con los detalles que no han salido a la prensa y de los cuales tú dominas muchísimos datos.

  • Está bien, pasa por mi oficina cualquier día, después del lunes, cuando termine el programa (Revista 110).

  • Ahí estaré –confirmó Gómez.

















Capítulo XVII


Radio “Bemba” en acción











En un país pequeño, el poder de propagación de los rumores es inmensamente superior a la capacidad de información de todos los medios de comunicación juntos. Estos vuelan, como la brisa y van llegando a cada receptor con tantas distorsiones como creatividad tenga el ente transmisor, para adornar a su antojo el recado que entiende que con él se ha enviado a la mayor cantidad de personas posibles. Asignándole credibilidad absoluta a la fuente originaria, nadie osa cuestionar la veracidad y certeza de la información recibida y comprobarla no pasa, ni remotamente, por la mente de quienes con ligereza extrema se presentan ante los demás como “los mejores informados”.

La única emisora que Ramoncito no pudo comprar nunca fue Radio Bemba2, y esta era la más importante, porque es la más dañina.

El cruce de informaciones sobre el tema Baninter era profuso. Todos enteraban a todos. Los teléfonos celulares – y en algunos casos los de las oficinas y las residencias – de los implicados, vinculados y relacionados, estaban intervenidos, a veces, hasta por seis sectores diferentes. El tema de la escucha telefónica ilegal se había convertido en uno de los más rentables negocios informales del país, con el agravante de que siendo una actividad prohibida, un delito penal sancionado por la Constitución y las leyes, las autoridades eran las más asiduas, entusiastas y fervientes clientes de los espías ilegales. Desde el presidente de la República, pasando por todos los ministros, hasta el empresario mas avezado, pasaban en fila por las casas de los interventores, sin pudor ni sonrojo, a buscar las informaciones de los chismes del día, de las incidencias políticas, económicas, empresariales, y lo más increíble, con morbosidad pasmante, a enterarse de quién le está poniendo los cuernos a quién.

En medio de esta maraña de informaciones ciertas o distorsionadas, de verdades a medias o medias mentiras, de invenciones decoradas con tanto esmero que se convertían en evidencias irrefutables, las colisiones dentro de las instituciones no se hacían esperar. Los medios de comunicación tenían el gran dilema del conflicto de intereses de los dueños. El periodista se veía en la encrucijada estresante, cada vez que iba a informar, de atravesar un laberinto interminable de giros a diestra y siniestra para al final del túnel, tener precisión de los intereses que defiende y protege el medio en el que labora, para conservar, por lo menos el empleo, pues mantener la dignidad era mucho pedir. Había que evaluar con la conciencia clara si los propietarios del periódico, el canal o la emisora, eran accionistas de algún grupo financiero, o si sus empresas tenían negocios importantes con los protagonistas de las noticias que debían publicarse.



La embajada norteamericana no escapaba a este conflicto de intereses. Los años de ejercicio diplomático – y a veces no tan diplomático – del embajador Hans Hertell lo habían vinculado tan estrechamente a muchos empresarios dominicanos, con los que compartía de igual a igual -literalmente- tanto en eventos sociales inherentes a sus funciones, como en actividades de negocios de todos los géneros y tamaños. Hertell almorzaba los martes en el Restaurant Don Pepe del tradicional sector de Gazcue, en Santo Domingo, o el restaurant de carnes David Crockett, donde amenizaba encuentros históricos para analizar negocios tanto en República Dominicana, como en Estados Unidos, Puerto Rico y Panamá.

Su vinculación con algunos de los sectores involucrados en el Caso Baninter, impidió que el embajador asumiera el papel destacado que debió jugar, debido, sobre todo, a que gran parte del lavado del dinero en estos hechos, por no decir el cien por ciento, se hizo en las modernas lavanderías del estado de la Florida, ante los ojos de los norteamericanos. El Embajador Hans Hertell no podía alegar ignorancia, porque fueron los organismos de inteligencia norteamericanos los que dieron la primera clarinada sobre el escándalo, con las advertencias que le hicieron a Ramón Báez Figueroa sobre el uso que se le estaba dando a las famosas tarjetas de crédito del presidente Hipólito Mejía, utilizadas por Pepe Goico y Torres Pezzotti de manera burda, para sustraer dinero del Baninter, que al final eran recursos de los depositantes.

Pero adicional a eso, la embajada se mantuvo muy bien enterada de todo cuanto acontecía en el embrollo financiero dominicano, a través de un técnico de su confianza que les informaba de los acontecimientos más destacados. Ciertamente el licenciado Heiromy Castro enviaba los pormenores hacia la embajada norteamericana, con las novedades más impactantes de la crisis financiera que sacudía a varios bancos de importancia del país. En su condición de Encargado de la División de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de Bancos, Castro sostenía contactos permanentes con la embajada, para que éstos dieran seguimiento pormenorizado al movimiento del sector bancario en el país. Sin embargo, el embajador seguía siendo tímido y timorato para entrarle de frente a los fraudes bancarios. En ese escenario es que surge el protagonismo de una señora que es considerada como de armas tomar: doña Elena Brineman, quien fungía como Directora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). La señora Brineman de altísimos valores morales y clara visión de su responsabilidad como enviada diplomática, no se quedó de brazos cruzados.




Ernesto Gómez había doblado en la Avenida Kennedy a la derecha para tomar la calle Juan Tomás Mejía y Cotes, que luego se convertía en Camino Chiquito, con rumbo norte. Dejó atrás el Colegio “Arroyo Hondo” y frente al Banco Popular, en la misma esquina de la Farmacia Carol hizo un giro hacia su derecha para encaminarse a la casa No. 14 de la calle José Antonio Polanco Billini, unos metros antes de llegar a la puerta principal del Club de Arroyo Hondo, donde estaba la residencia de la directora del USAID en el país, doña Elena Brineman.

Todavía no había pasado un mes del anuncio hecho en el Palacio Nacional por las autoridades financieras sobre el gran fraude del Grupo Baninter y la Brineman entendía que los dominicanos debían reaccionar con indignación ante tanta barbarie. Después de todo, la inversión que hacían ellos en algunas entidades de la llamada sociedad civil, le daba algún derecho para hacer sugerencias, cuando de la salud moral del país se trataba. Ella estaba muy insatisfecha con las reacciones tardías y tímidas del embajador Hertell y decidió tomar el toro por los cuernos.

Gómez había sido convocado, un poco de prisa, por un fax que había recibido el pasado 6 de junio, a una reunión para “tratar temas de actualidad”. Las ayudantes de doña Elena, tanto Rosanna Medina, que es asistente de Proyectos, como Gladys Guridi, habían pasado el día confirmando la asistencia. Había dicho que sí en dos ocasiones. No había dudas de la eficiencia y formalidad del equipo de la USAID en el país. Ernesto se dirigía a la reunión con algo de curiosidad, pero con la certeza de que iba a ser abordado el tema de Baninter, por conocer la entereza con que se maneja la señora Brineman en los asuntos relacionados con la corrupción – por lo menos la dominicana –pensó Gómez.

El periodista tuvo una recepción agradable y recibió esmeradas atenciones tanto de doña Elena como de su equipo. Al llegar pudo comprobar que al encuentro informal habían sido invitados comunicadores, empresarios y personalidades de la sociedad civil, casi todos comprometidos con la lucha en contra de la corrupción, tanto pública como privada, pero no se incluyó a ninguna autoridad oficial. La lista de invitados la encabezaba Elena Viyella, del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), la licenciada Marisol Vincens de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), el licenciado Rafael Toribio, de la Universidad Tecnológica (INTEC), la licenciada Fabiola Medina de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), el doctor Francisco Álvarez –Pancho–, licenciado Javier Cabreja, y la licenciada Miriam Díaz, todos de Participación Ciudadana y los respetados comunicadores Juan Bolívar Díaz, Fausto Rosario Adames y Nuria Piera, así como el padre Jorge Cela, del Centro Padre Juan Montalvo. Ernesto pudo notar enseguida que era un encuentro de alto nivel, por la calidad de los contertulios.

  • Quiero agradecerles que hayan tomado un poquito de su tiempo para compartir con nosotros. Es un gran placer recibirles –inició la noche doña Elena, mientras sus asistentes recorrían el entorno con bandejas que contenían los tragos que cada uno había ordenado. Doña Elena hizo la introducción del propósito del encuentro que había convocado y quería tener una idea clara de qué pensaban los invitados, por considerar ella que eran, en alguna medida, las voces más autorizadas del país.

  • Como verán, los últimos hechos denunciados como actos de corrupción en el sector financiero han sometido al país a presiones extraordinarias que se van a reflejar en la estabilidad y sobre todo en la debilidad de muchas instituciones de la democracia. Es importante para el gobierno de los Estados Unidos, escucharlos a ustedes, percibir la visión que tienen de la crisis y las ideas que puedan aportarnos para nosotros elaborar nuestras posiciones a partir de las perspectivas que se presenten aquí –explicó la diplomática norteamericana. Para seguir adelantando su posición en torno a la corrupción.

  • La Embajada Americana en la República Dominicana se siente orgullosa de trabajar con ustedes a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, ya que creemos que la buena gobernabilidad es vital para una democracia y economía sólida –explicó la Brineman, para continuar –. Dentro de nuestro programa en este país alentamos la transparencia, así como la fortaleza de los mecanismos e instituciones para luchar contra la corrupción.

La diplomática estadounidense echó mano a un legajo de documentos que tenía a su lado y empezó a explicarlos.

  • Un cúmulo creciente de estudios académicos durante la década pasada establece el fuerte vínculo que existe entre el impacto negativo de la corrupción y la tasa de crecimiento económico de una nación. Por ejemplo, los estudios muestran que la corrupción tiene un impacto negativo en las inversiones tanto del sector extranjero como el nacional, que, a mediano y largo plazo, causa un descenso substancial en el crecimiento económico. Además, los países que practican la buena gobernabilidad arrojan cifras más altas de ingresos per cápita –la señora continuaba exponiendo a sus contertulios con notable preocupación sobre el tema que abordaba con destreza, aún con su pronunciado acento del inglés.

  • Quiero mostrarles cómo un estudio del Banco Mundial arrojó que un aumento del uno por ciento en la tasa de soborno está asociado a una reducción del tres por ciento en la tasa de crecimiento de un negocio. Cuando hay complicidad entre la empresa y el gobierno al adoptar políticas decisorias para compartir los beneficios de actividades corruptas, surge una forma de corrupción que es aún más peligrosa para la sociedad.

  • ¿Piensa usted que en la crisis dominicana se ha dado esa complicidad entre el Estado y los bancos? –Ernesto Gómez no pudo resistir la oportunidad. Era importante conocer la visión que tenían los norteamericanos sobre la sospechosa falta de supervisión.

  • Mire señor Gómez, nosotros no queremos enjuiciar un proceso que apenas se inicia y es necesario profundizar las investigaciones. Precisamente les hemos convocado aquí esta noche porque sus opiniones son valiosas y contribuirán a que nosotros tengamos una idea más acabada sobre el tema de la corrupción bancaria. Claro está que es altamente sospechosa la falta de supervisión, la debilidad de los mecanismos institucionales que debieron evitar que esto sucediera y que si por algún descuido, acontecía, que no tuviera la magnitud de la que estamos hablando – dijo doña Elena, para a seguidas pedir que le permitieran terminar su exposición. Ernesto cogió su boche y se replegó.

  • Disculpen... les decía que una situación como la planteada se denomina “economía cautiva del Estado”. Un estudio del Banco Mundial demostró que la tasa general de crecimiento de las empresas en una economía de este tipo es un diez por ciento (10%) más baja que en una economía no cautiva.

  • La ventaja que el sobornador recibe no está basada en el valor que trae al mercado, sino en las conexiones políticas y la habilidad de engrasar las ruedas de las decisiones políticas. El Informe Global de Competitividad categoriza a los países bajo el criterio de su competitividad económica, basado en las respuestas que dan los empresarios y ejecutivos destacados a una serie de preguntas sobre el ambiente en que trabajan. En relación a la pregunta sobre pagos extras o sobornos ligados a influir en leyes y políticas, reglamentos o decretos, la República Dominicana quedó en el puesto 90 de 102 países, un poco mejor que Bangladesh, pero peor que Nigeria, Panamá, Nicaragua y Venezuela, todos países infames por la corrupción – luego la enviada de Estados Unidos continuó con alusión directa a los casos de Baninter y otros bancos:

  • Estos casos han conmovido las bases tanto de la economía y las instituciones democráticas dominicanas al revelar las debilidades en las agencias regulatorias del gobierno y la posible complicidad entre empresas y gobierno que abarca a varias administraciones dominicanas. Los casos deben ser investigados a profundidad y juzgados de manera imparcial y transparente, de modo que todos los dominicanos recuperen la confianza en sus instituciones, su economía y su sistema político – para mí será un gran placer escucharlos a ustedes ahora. Por favor –al final dejó respondida la pregunta de Gómez sin tener que asumirlo.

  • Me gustaría agradecerle de nuevo la invitación y felicitarla por sus palabras muy atinadas – fue el decano Juan Bolívar Díaz, un comunicador con más de cuarenta años de ejercicio incuestionable del periodismo –. Yo pienso que la quiebra de Baninter constituye uno de los escándalos financieros más graves del mundo, sino el peor, guardando las proporciones de la economía nacional y sus repercusiones se sentirán ominosamente durante años sobre el cuerpo y el alma de la nación, cuyas putrefacciones han quedado a la vista de todos –Juan se pronunciaba en un tono muy serio y consternado.

  • Desde el principio se produjo una tensión entre dos líneas: la técnica, integrada básicamente por los funcionarios del Banco Central, que fueron siempre conscientes de que era imposible ocultar la magnitud del escándalo y que demandaba llegar hasta las últimas consecuencias – el periodista quería contextualizar la situación por si en algo podía ayudar a la USAID a posicionarse sobre el tema –. La otra la encarnaban elementos políticos que pretendían arreglos por debajo de la mesa y hasta aprovechamiento del aparato mediático involucrado. El haber solicitado la asistencia del Fondo Monetario Internacional – FMI – y luego del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial determinó que la balanza se inclinara para el lado técnico y se procediera a develar el escándalo y a actuar judicialmente –Juan Bolívar dominaba muchas informaciones. Era uno de los comunicadores más informados del país y la mesura era una de sus principales cualidades. El experto periodista continuó:

  • Yo quiero concluir diciendo que el poder mediático era grande pero no pudo encontrar eco ni respaldo, porque la estupefacción nacional era mayúscula ante las dimensiones del escándalo financiero y el costo a pagar por la ciudadanía. Pero los ejecutivos de Baninter eran reconocidos por todos los sectores de la sociedad, a los que permeaban con donativos, patrocinios y atenciones que para algunos observadores siempre fueron desproporcionados y sospechosos. Pudieron obtener la complicidad, la colaboración o el silencio de funcionarios de tres gobiernos, incluyendo a presidentes, de jerarcas militares, policiales y religiosos, líderes políticos y legisladores, comentaristas de televisión y periodistas y dirigentes de entidades sociales de diversas índoles. Era un desastre total. Ahora pagaremos las consecuencias –el comunicador dijo la última frase mientras su cuerpo descendía hacia el asiento en señal de que estaba dando por concluido su aporte.

  • Gracias Juan Bolívar. Muy valioso. Por favor, Fausto Rosario –concedió la anfitriona.

  • Gracias doña Elena. Estoy muy de acuerdo con Juan en lo que ha planteado y más que eso, República Dominicana ha sido testigo del destape más obsceno de corrupción pública y privada de toda su historia, al develarse el más grande sistema establecido para corromper a funcionarios, políticos, militares y líderes de la opinión pública. Las acciones fraudulentas fueron posibles, por la complicidad de los funcionarios del Banco Central, de la Superintendencia de Bancos y de las autoridades políticas que durante 14 años ocuparon las posiciones más relevantes en el Palacio Nacional –también Fausto hablaba con mucha indignación. Todos los asistentes parecían chocados por la magnitud del escándalo. El reputado comunicador siguió analizando:

  • Pero es bueno señalar que el fraude fue posible también por la complicidad del sistema político. El dinero que se manejó y se distribuyó entre partidos políticos, campañas electorales, legisladores, militares, periodistas, funcionarios del gobierno y los regalos que se hicieron vía tarjetas de crédito que portaba mucha gente, eso corrompió en sus entrañas al Estado, a los partidos y sus líderes, a los funcionarios, a las iglesias, y a la intelectualidad y eso hizo posible el ocultamiento de la más grande conspiración económica contra el país –Fausto percibió que tenía cautivo a los amigos visitantes y no quiso extenderse mucho, para no abusar de la cortesía.

  • Quiero terminar señalando que República Dominicana y los países de la Región deben mirarse en este espejo, que guarda mucha semejanza con el caso Banesto, de España, sólo que Mario Conde encabezó un fraude infinitamente menor en una gran economía. Gracias.

  • Gracias a ti Fausto. Ahora vamos a escuchar a una dama. Los hombres han tomado el mando –bromeó doña Elena.

  • El mando lo tiene usted desde el principio, como anfitriona –le vociferó Pancho Álvarez desde el fondo.

  • Bueno, será interesante saber qué piensa el empresariado sobre este tema que le afecta directamente, como sector. De tocaya a tocaya. Doña Elena Viyella –la Brineman cedió la palabra a la presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada.

  • Gracias doña Elena por la invitación y por esta discusión franca, sincera, transparente sobre un tema que nos tiene a todos en ascuas. Tenemos en nuestras manos casi una tragedia nacional en materia económica, social, moral y ética. Pues esto que nos ha pasado, ha llegado hasta las bases de nuestra sociedad, nos ha puesto a cuestionarnos y a revisarnos, y nos ha llevado a reflexionar si esto es lo que queremos. ¿vamos a permitir que se juegue con la dignidad y la decencia nacional? ¿o vamos a exigir responsabilidad y a cumplir con el rol que corresponde a cada uno? Aquí hemos llegado, por permitir que la corrupción y la ilegalidad normen nuestra conducta. Aquí hemos llegado como consecuencia de la falta de sanción; y el no sancionar, provoca el continuo incumplimiento de nuestras leyes –doña Elena Viyella hablaba paseando su mirada, semicircular, para cubrir a todos los presentes.

  • ¿Cómo salimos de este atolladero? ¿Cómo asegurarnos que no vuelva a suceder? ¿Cuáles son las lecciones aprendidas? Como explicaba Juan Bolívar de las componendas de los políticos, ¿Permitimos con nuestra pasividad que el Caso Baninter se desembrolle en cuartos oscuros? ¿O tomaremos el camino de la vigilancia y la exigencia por la transparencia, la acción responsable y la aplicación de la justicia? Es imperativo que continuemos fortaleciendo la administración de justicia para que ésta pueda ofrecer las garantías necesarias a los ciudadanos que vivimos en un país donde prevalece el Estado de Derecho y la seguridad jurídica para todos. Sin excepción –el bellísimo rostro de la líder empresarial dominicana se mantenía adusto, dándole la seriedad que la exposición ameritaba.

  • Dejemos que sea la justicia la que ofrezca a la ciudadanía su veredicto final de esta situación –terminó la Viyella.

  • Escuchemos al periodista Ernesto Gómez.

  • Gracias doña Elena, la anfitriona. Porque tenemos dos Elena y ninguna de ella es la de Troya, por lo menos que sepa yo. Es muy valiente y edificante la participación de la líder de los empresarios, para exigir responsabilidad compartida a todos los sectores, y que se deje a la justicia actuar con transparencia y equidad. Porque es muy saludable saber cuál es la posición real de los empresarios del país. Un comunicado de más de una docena de hombres de negocios dominicanos defendiendo a Luis Álvarez Renta es una presión innecesaria a la justicia. Aquí todos cojeamos de algún pie. Salir a destiempo a proclamar las grandes virtudes del reconocido consultor y financista, pone en evidencia el nivel de dependencia y agradecimiento que tienen algunos sectores empresariales con el licenciado Álvarez Renta. Pero es importante destacar que la posición del CONEP, por lo menos de su vocera, expresada esta noche, es la más saludable para los empresarios, para el país y hasta para los mismos procesados. Los señores Mario Cabrera, Hugh Brache, Antonio Najri, Roberto Bonetti, Miguel Barletta, Oscar de la Renta, primo de Luis Álvarez Renta, Ernesto Vitienes, Arturo Pellerano, Marcial Najri, José Miguel Bonetti, Donald Reid Cabral y Juan Bautista Vicini han publicado un comunicado en defensa de Álvarez Renta... Ahí están, por ejemplo, don Antonio Najri, que fue el primer presidente de Baninter, don Arturo Pellerano, presidente de Bancrédito y los Vicini, Bonetti y otros que son del Banco del Progreso. Interpreto eso como una presión a la justicia para que no haga nada. Por eso, hay que tomarle la palabra a doña Elena como la vocera de los empresarios, porque aquéllos andan defendiendo sus intereses –Ernesto quería hacer esta puntualización, pero no quería que se interpretara como un ataque a ese sector de manera directa, por eso, siguió haciendo precisiones.

  • No es que los empresarios sean los malos de la película. Lo que ha pasado con nosotros, los periodistas y con los demás sectores, también es vergonzante y nos pone a reflexionar. Mira esta carta de fecha 17 de julio del 2001 – Ernesto sacó unas fotocopias y mostró a los presentes – es una orden para entregar una jepeta Lexus color negro del año 2001 (o sea nueva, de caja) a la periodista Asela María Lamarche con el dinero de Baninter. Así le salió su Matrícula No.1874044 de fecha 24 de julio del mismo año, con la Placa GB-N712 a nombre de la señora Asela María Lamarche Pérez. Novecientos cincuenta mil pesos de ustedes y míos son regalados a una comunicadora “objetiva e imparcial” que defendió con uñas y dientes a Ramoncito, hasta que el Banco Central le mostró los documentos que tenían en sus manos y la amenazó con quitarle el vehículo. Entonces publicó un espacio pagado acabando a su antiguo admirado y exageradamente lisonjeado. Pero ese es uno de los casos menos bochornosos, si se mide en cuantía. Son muchos los comunicadores que están comprometidos con esta barbarie... Juan TH tenía una deuda sin pagar de RD$7 Millones y medio de pesos. El caso de Julito Hazím se sale de todos los parámetros. Los altos militares recibían prebendas, la alta cúpula de la iglesia católica andaba con tarjetas de Baninter que se borraban, nuestros políticos daban asco... –Ernesto había ido a la reunión con un legajo de documentos y los levantaba con energía para hablar de todo lo que estaba investigando. Luego pidió disculpas por la intervención, no quería dañar a nadie, pero las cosas tenían que ser dichas y los empresarios tenían mucha culpa de toda la impunidad que hay en la República Dominicana.

El resto de la noche transcurrió entre exposiciones, precisiones que hacia doña Elena Brineman y la participación entusiasta de la mayoría los presentes, manifestando sus puntos de vista sobre la problemática planteada. Luego de un rico buffet, y algunos tragos extras, los contertulios se fueron despidiendo, cumpliendo con los límites como habían sido programados en la misma invitación: un encuentro de 6:00 PM a 8:30 PM.













1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   22

Similar:

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconMapa del pensamiento contemporáneo
El libro de Freddy Quezada, El Pensamiento Contemporáneo, es un singular esfuerzo de presentación, y yo diría de ordenamiento, aunque...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconInforme sobre las posibilidades de trabajar en el extranjero
Países con el paro más bajo en Europa y el mundo y las necesidades de sus mercados laborales
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconProgama de las naciones unidas para el desarrollo
Instrucciones: Por favor, conteste a todas las preguntas de forma clara y completa. Escriba a máquina o a mano en letra de imprenta...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas icon1-resumen catálogo de cuentas
El departamento de Contabilidad es el sitio donde se concentran todas las operaciones realizadas en los distintos departamentos de...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconNivel:  
Asimismo, si usted no tiene un lugar de residencia fijo, debe presentarse personalmente ante el alguacil del condado en el que esté...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconEscuela técnica superior de ingeniería de telecomunicación universidad politécnica de cartagena
El proyecto consiste en realizar un estudio de las posibilidades que ofrece la
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconTutela judicial efectiva: derecho a un proceso con todas
Este texto fue entregado a principios de diciembre de 2008 por lo que todas las referencias normativas
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconUniversidad del azuay
El presente documento intenta ser una guía de aprendizaje eficiente, sencilla y práctica, apegada a las posibilidades del lenguaje...
Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconCondiciones generales aplicables a todas las secciones
Las presentes Condiciones Generales son comunes a todas las Secciones de Cobertura que este seguro incluye


Descargar 2.15 Mb.