Página principal



Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas

Descargar 2.15 Mb.

Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas





Descargar 2.15 Mb.
Página5/22
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño2.15 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22
  • Diablos, ¿Pero cómo es posible? Si se ha comprado con esa tarjeta, por lo menos debe ser de la Presidencia de la República. ¿Cómo se explica que le alquilen una nave que teóricamente pertenece al Estado? –se inquietó.

  • Lo grave del caso, señor Báez, es que la ley federal norteamericana es muy rígida respecto al lavado. Se está usando una tarjeta de su banco, que al parecer no tiene límites. Se está comprando un avión con esa tarjeta y otros muchos gastos dudosos. Para los fines de las leyes norteamericanas, se supone que su banco tiene que autorizar esos gastos, porque ninguna tarjeta funciona sin la debida autorización. Eso involucra al banco avalando esas compras. Si se determina que hay lavado en esas transacciones, porque se ha hecho con dinero espurio, y si el banco las ha aceptado, entonces ustedes podrían verse involucrados como cómplices. Por las características de la operación, parecería que todo ha contado con autorización del banco –el funcionario explicaba sus puntos de vista, pero Ramoncito estaba lejos, concentrado en una serie de irregularidades cometidas con esa facilidad, que estaban siendo detectadas en el departamento de autorizaciones de las tarjetas de crédito.

    No podía decirle al visitante que ellos ya tenían gran preocupación por los niveles de gastos que se estaban presentando. De hecho, habían tenido que devolver más de dieciséis millones de pesos en autorizaciones de compras que estaban siendo hechas para retirar dinero de algunos establecimientos comerciales.

    El procedimiento parecía simple, pero en realidad era muy fraudulento. El tarjetahabiente se presentaba, por ejemplo, en una poderosa empresa de seguridad de Miami y compraba equipos, aproximadamente de cien mil dólares. El encargado del negocio entregaba noventa mil dólares al portador de la tarjeta con un cheque de la tienda, en vez del artículo comprado, y así se habían extraído cien mil dólares efectivos del Banco, por cuanto ese dinero tenía que ser acreditado a la cuenta de la empresa vendedora al otro día, con el depósito del voucher. Era una de las formas de sacar mucho efectivo, sin que el banco percibiera que se estaban sustrayendo esos recursos. En la tienda Perfet Fit Shoes y Sole II Sole, entre otras, se habían detectado varias operaciones fraudulentas con éste método. Sin embargo, ya había un consumo de más de veinticuatro millones de pesos que no habían podido detener. Los documentos que presentaba la embajada ahora, le decían que cuando se cargaran esos vouchers internacionales del avión, yate y otros gastos superfluos, cuando llegaran las cuentas a Baninter, los montos iban a aumentar de manera considerable.

    • Hay algo más que estamos investigando, señor Báez –le informó el visitante

    • ¿De qué se trata? –preguntó angustiado, sin poder disimular su desolación.

    • Existe la evidencia de que están utilizando tres o más tarjetas diferentes para extraer dinero y comprar artículos caros. Tenemos consumos del mismo día en España, con la visita del Presidente allá, pero al mismo tiempo la tarjeta estaba siendo utilizada en Miami y en República Dominicana a la vez y en todas las plazas los consumos fueron autorizados ¿Cómo puede suceder algo así? –Se preguntó el extranjero.

    • Esto es inconcebible. Debe haber algún error o alguien está usando las tarjetas adicionales. Hay dos tarjetas más que usan los familiares de Pepe Goico ¿Se trata de esos consumos? –preguntó Ramoncito.

    • No señor Báez. No son las tarjetas legales las que se están usando. Es otro uso mucho más comprometedor y que nosotros estamos investigando.

    • Entonces podemos estar ante la clonación de la tarjeta del Presidente y eso es muy grave. Debemos investigar de inmediato –el presidente de Baninter lucía seriamente preocupado.

    • El problema es que estos clones tienen mucho poder. Todos los consumos son autorizados desde aquí, directamente, sin importar el monto de los mismos. Pensamos que los que están haciendo eso, están dentro del banco.

    • Pero ¿cómo puede ser posible? Tenemos un departamento de Activos Fijos, Suministro y Telecomunicaciones que cuida toda la seguridad de esas operaciones. Además, ahí tenemos un oficial que vigila también cualquier irregularidad –ahora Ramoncito parecía realmente sorprendido con la noticia de los clones y con la presunción de que podría ser gente muy poderosa dentro del Banco.

    • Necesitamos que haga usted los mayores esfuerzos por aclarar esta enojosa situación porque una buena parte de esos consumos se están haciendo en Miami y fácilmente devienen en un delito Federal que podría alcanzar a su banco. Tenemos conocimiento que han sido adquiridos con esa tarjeta sofisticados equipos de inteligencia, con instrumentos muy modernos para la grabación de conversaciones telefónicas y esa alta tecnología en manos inadecuadas puede hacer mucho daño. Necesitamos estar seguros de que las cosas van a salir bien –el representante norteamericano seguía soltando prendas sobre la situación y su forma de hablar combinada con su lenguaje corporal, resultaban algo amenazantes para el presidente de Baninter.

    • En verdad me encuentro sorprendido de que puedan hacer algo así, traicionando la confianza del Presidente de la República –se quejó Ramoncito.

    • ¿Está usted seguro que están traicionando al Presidente, señor Báez? Tengo entendido que el coronel Pepe Goico es de la absoluta confianza del Ingeniero Hipólito Mejía –la pregunta era capciosa y el exponente no se había preocupado en disimularlo.

    • Tengo que ver al presidente. Le prometo que llamaré enseguida a Hipólito y le pediré una cita para plantearle el problema. Luego que tenga sus impresiones le agradecería que nos volviéramos a ver, para dar seguimiento a este tema –sugirió el presidente de Baninter.

    • Sería importante que nos volvamos a reunir. Queremos que todo esto quede aclarado sin que nadie salga perjudicado –expresó el norteamericano levantándose de su asiento en señal de que se disponía a retirarse.

    En ese momento es que Báez Figueroa recuerda que no le ha brindado nada al norteamericano. Preocupado, como estaba, por saber de qué se trataba la visita, no había tenido tiempo de pensar en la cortesía.

    • Discúlpeme, pero no le he brindado nada ¿Desea un jugo o un café? – le preguntó.

    • Gracias señor Báez, pero ya me lo había ofrecido su asistente y no he querido nada. Estoy bien, muchas gracias de nuevo por recibirme.

    • Debo asegurarle que pueden ustedes contar con nuestra colaboración para todo lo que necesiten. Este banco tiene un fuerte compromiso con Estados Unidos –el ejecutivo de Baninter se mostraba solícito y cortés.

    • Agradeceremos su colaboración, señor Báez. El problema del lavado y otros delitos, debemos combatirlos de manera conjunta todos los sectores de la sociedad –el diplomático hablaba retirándose despacio hacia la puerta de salida.

    • Eso es cierto. Cuente con nosotros. Estaré de inmediato llamando al Presidente y le mantendré informado. Que pase buenas tardes –le despidió.

    El presidente de Baninter había quedado muy nervioso. En realidad ellos tenían algunas informaciones preocupantes en el banco, pero se referían básicamente a los montos de los consumos de las tarjetas y a la compra de algunos artículos que lucían desproporcionados. ¿Cómo justificar que el jefe de Estado compre un avión, un helicóptero, un yate y un apartamento, o millones de pesos en joyas, con una tarjeta que se daba exclusivamente como cortesía para sus gastos de viaje? Nadie lo entendería y si la prensa se hace eco de la información, las repercusiones serán insospechadas. Había que detener esas acciones a como diera lugar. Ya estaban tomando medidas, devolviendo algunos consumos y cobrándole otros al seguro. Claro que si la compañía del seguro llega a descubrir que esos gastos fueron efectivamente autorizados por oficiales del banco, entonces estarían incurriendo en estafa contra la aseguradora, que sólo cubre los usos fraudulentos y las falsificaciones. ¿Cómo calificar de fraudulento un consumo, si había sido autorizado por los mecanismos legales y normales de la entidad bancaria?

    Pero ese no era el problema ahora. El tema era que los Estados Unidos se habían preocupado y estaban iniciando una investigación para determinar el origen de algunos vuelos sospechosos que hacía “el avión presidencial”. En realidad se le podría llamar así, porque había sido comprado con la tarjeta del Presidente. Ahora bien, ¿cómo se explica que le alquilen la misma nave que han comprado fraudulentamente, usando el nombre y la influencia del primer mandatario? Hay personas que se atreven a mucho. Adicionalmente, el tema de los clones le había dejado muy preocupado. Él personalmente no tenía conocimiento de que esto estuviera ocurriendo. Llamó sin éxito a Marcos Báez Cocco. No estaba en su despacho. Le dejó un mensaje para que se presentara ante él. Tiene que descubrir a nivel interno qué está pasando.

    Desde que Báez Figueroa logró comunicarse al teléfono móvil del ayudante personal del presidente, un profundo nerviosismo le embargaba. Hipólito Mejía había concedido en recibirlo en la casa de playa de Juan Dolio. Pero el tema que llevaba no era nada agradable. El sábado 21 de septiembre de 2002 se vislumbraba como un día particularmente preocupante. Las cosas que habían detectado en el uso de la tarjeta de crédito asignada al presidente de la República por Baninter se tornaban intranquilizadoras. Los plásticos del documento que el banco había entregado, como un gesto de cortesía para el mandatario, estaban a nombre del coronel Pedro Julio Goico Guerrero, pero exclusivamente para cubrir los gastos de los viajes del jefe de Estado. Ramoncito recordaba con un particular sabor amargo en su paladar, la visita que recibiera la tarde anterior en su despacho de la sede central del banco.

    Cuando la seguridad presidencial abrió la puerta principal de la casa oficial de recreo en la playa de Juan Dolio, la jepeta Lexus negra de Ramón Báez Figueroa abandonó la calle deteriorada que unía el Bulevar del Este con la residencia de veraneo, para adentrarse en la suavidad del pavimento de la vía interior que le conducía hacia la estancia principal de la villa. Su mente estaba revuelta. Con Hipólito nunca se tenía la certeza de nada. Había que decirle las cosas con claridad, pero era una incógnita en qué animo encontraría al mandatario. Su temperamento era tan cambiante, que bastaba con que estuviese perdiendo en el juego de dominó, para encontrarlo irascible. Lo que es peor aún: él apoya a la gente de su entorno con uñas y dientes, aunque se hunda junto a ellos. En el caso de Pepe Goico, era inexplicable cómo le endosaba tanto poder y le brindaba un apoyo casi enfermizo. Ahora se arrepentía Ramoncito de haber recomendado a Mejía que integrara a Pepe Goico a su equipo. Frank Cabral lo habían protegido y lo tenía como asistente en sus labores “técnico-profesionales”. Sin embargo, queriendo tener una quinta columna entre los hombres de confianza del presidente, ambos le recomendaron a Hipólito que lo integrara en su avanzada de seguridad, en la campaña electoral del año 2000, endilgándole grandes elogios sobre su lealtad y buenas condiciones para los temas militares y de inteligencia. Al hacerlo, ignoraron –para su desgracia posterior– la máxima popular que dice “si quieres conocer a Mundito, dale un carguito...” Pepe Goico se había tomado muy en serio sus labores al lado del candidato del PRD, al punto que entre las dos lealtades, ni remotamente favorecería a sus antiguos protectores. El Poder es el poder, habría pensado Pepe y en eso no se equivocaba, porque los hechos que iban a suceder después de la reunión de esta tarde, le darían la razón sobre la certeza que tuvo al escoger su compromiso de fidelidad.

    La Lexus negra evadió los parqueos delanteros de la residencia y giró 30 grados hacia la izquierda, dirigiéndose hacia una enramada que se encuentra en la parte trasera de la vivienda, en el ala Este, muy cerca del mar. Ahí se encontraba el presidente jugando dominó cuando Ramón Báez Figueroa y Frank Cabral, se desmontaron y se dirigieron a los presentes.

    • Buenas tardes a todos –hizo Ramón un saludo general con la mano alzada y avanzó hacia la mesa en la que estaba Hipólito jugando una partida, con el mayor general Díaz Morfa de frente.

    • ¿Cómo te va Ramoncito? Tienes que esperarte a que yo termine esta vaina. Le estoy dando una pela a estos carajos. Ya te atiendo –le dijo el Presidente, casi sin mirarlo, concentrado en la zeta que formaba el grupo de fichas en la mesa.

    • No hay prisa. Termine tranquilo Presidente, que yo lo espero –el banquero sonreía hacia afuera, para agradar al amigo, pero con la aprensión de lo que pudiera pasar a partir de este conversatorio.

    Ciertamente Mejía no duró mucho jugando. A los pocos minutos se paró de la silla, dejó que otro ocupara su lugar y se llevó a los visitantes hacia la sala principal de la casa. Ahí empezaron la conversación.

  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

    Similar:

    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconMapa del pensamiento contemporáneo
    El libro de Freddy Quezada, El Pensamiento Contemporáneo, es un singular esfuerzo de presentación, y yo diría de ordenamiento, aunque...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconInforme sobre las posibilidades de trabajar en el extranjero
    Países con el paro más bajo en Europa y el mundo y las necesidades de sus mercados laborales
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconProgama de las naciones unidas para el desarrollo
    Instrucciones: Por favor, conteste a todas las preguntas de forma clara y completa. Escriba a máquina o a mano en letra de imprenta...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas icon1-resumen catálogo de cuentas
    El departamento de Contabilidad es el sitio donde se concentran todas las operaciones realizadas en los distintos departamentos de...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconTutela judicial efectiva: derecho a un proceso con todas
    Este texto fue entregado a principios de diciembre de 2008 por lo que todas las referencias normativas
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconEscuela técnica superior de ingeniería de telecomunicación universidad politécnica de cartagena
    El proyecto consiste en realizar un estudio de las posibilidades que ofrece la
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconUniversidad del azuay
    El presente documento intenta ser una guía de aprendizaje eficiente, sencilla y práctica, apegada a las posibilidades del lenguaje...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconDispositivos
    Conocer las posibilidades que nos ofrecen la tecnología actual de síntesis de voz y cómo se pueden utilizar en el diseño de un sistema...
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconDepartamento de Operaciones Bomberiles. Área de Proyectos. Fondos para Financiamiento
    El objetivo del presente documento es entregar información asociado a las posibilidades de
    Todas las Posibilidades Freddy Aguasvivas iconClustering de Alta Disponibilidad bajo gnu/Linux
    Este trabajo explora las distintas posibilidades que nos ofrece hoy en día el mundo del


    Descargar 2.15 Mb.