Página principal



Tratado de Medicina1

Descargar 0.9 Mb.

Tratado de Medicina1





Descargar 0.9 Mb.
Página11/30
Fecha de conversión05.08.2018
Tamaño0.9 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   30
SEGUNDA PARTE
ELEMENTOTERAPIA
EL CÁNCER


Se ha anunciado por la radio que los seudo-sapientes ofrecen cien millones de dólares a la persona que les entregue la fórmula efectiva para curar el cáncer y el gran multimillonario Rockefeller ha ofrecido sus ultramodernos laboratorios a quienes deseen experimentar en el ramo de la cancerología. El poder de curar no se obtiene con dinero, y en esto radica el fracaso de la terapéutica de los actuales tiempos para determinadas y mortíferas enfermedades.


El radium no cura el cáncer. Las ondas del radium queman las células vivas, y si es verdad que se obtiene con ellas un retraso evolutivo de la enfermedad, el cáncer reaparece más tarde con más virulencia y la víctima fallece irremediablemente.


Si nada se ha logrado hasta hoy, pésele a los ansiosos desvelos de la ciencia alopática, ¿podrá creerse en las agüitas asoleadas en frascos verdes que preconiza el señor Israel Rojas y el "bejuco de sapo" que este indica para curar el cáncer? El jugo lechoso del bejuco de sapo sirve para curar la orquitis. ¿Concientemente, de buena fe, o por el contrario, con humos de originalidad se confundió la orquitis con el cáncer?.


La Venerable LOGIA BLANCA, entrega a la humanidad, por mi conducto, en forma absolutamente gratuita, la fórmula infalible para curar el CÁNCER. Aún mejor desprecia el inmundo dinero y rechaza, por lo mismo, la retribución ofrecida. La fórmula es a saber:


En un calabacito amargo, (fruto del mate con su pulpa, árbol de climas cálidos de Colombia, muy usados por los campesinos como utensilios de cocina), se hecha ron (bebida alcohólica), carbón mineral, Paraguay (planta de climas medios llamada también escudilla, parecida al paico) y limón. Todo esto se deja en maceración por unos 15 días y luego se toma por copitas, una cada hora.


Báñese el cuerpo con el cocimiento de las hojas y raíces del árbol llamado "albaricoque". En el momento de tomarse la medicina y el baño, pronúnciese el Mantram, ROTANDO, así:


Roooooooooooooo Tannnnnnnnnnnnnnnn Dooooooooooooooo


Antes de coger las plantas que entran en la composición de esta fórmula, camínese en círculo, de derecha a izquierda, de sur a norte, alrededor de cada una de ellas, y mientras esto se hace se ruega a los elementales la curación del Cáncer.


A continuación se acarician las plantas, se bendicen y se cogen. Cuando se juntan los componentes dentro del "calabacito amargo", se pronunciará la palabra "Rotando", tal como ya lo explicamos, y se ordenará a los elementales de estas plantas con todo el poder de la voluntad que sanen al enfermo.


Los elementales son la vida del vegetal, y sólo la vida puede luchar contra la enfermedad y la muerte. La fuerza seminal de las plantas son el instrumento de los elementales.


CÁNCER EXTERNO

ULCERA EXTERNA CANCEROSA


Ácido fénico........................... ¼ de onza

Alcanfor............................... ½ gramo

Mentol cristalizado.................... 20 centígramos

Ácido nítrico.......................... ¼ de onza


Pincélese tres veces diarias la úlcera cancerosa y agréguese esta pomada:


Vaselina simple

Permanganato

Yodo (Tintura de)..................... 5 a 7 gotas

Ácido fénico.......................... 3 a 5 gotas

Mentol cristalizado

Almidón


Con este tratamiento desaparecerá el cáncer externo.


SINUSITIS


Esta enfermedad es el resultado de bañarse la persona, estando acatarrada. Se caracteriza por el dolor y mal olor en la raíz de la nariz. Acostumbran los médicos raspar la ternilla (tejido cartilaginoso que separa las dos ventanas de la nariz), desfigurando muchas veces el rostro del paciente, sin lograr la curación, y nada más que un transitorio alivio.


Los Gnósticos curamos esta enfermedad en un término de ocho días con el cocimiento de las plantas árnica, rema, salvia.


Para coger estas plantas se procede como indicamos para el cáncer. Luego se cuecen en una vasija con agua y se inhala el vapor caliente, durante una hora diaria. El enfermo bendecirá el cocimiento y pedirá a los elementales su intervención sanativa.


Combínese las inhalaciones con baños a la cabeza, uno por día, con el cocimiento de las siguientes plantas:


Hojas de naranjo o limón, rema, poleo, Santa María, árnica y guanábana cabezona (con el nombre de mamey es conocido también la guanábana cabezona)


Para coger estas hojas se hará el ritual ya indicado y se pedirá imperiosamente a los elementales que verifiquen la curación. Cuando el enfermo no puede coger las plantas personalmente, hará la ceremonia en casa, pues repetimos no son las plantas sino los elementales los que curan.


LA LEPRA


Hablando sobre la Lepra, dice el señor Israel Rojas R., en su libro titulado «El Secreto de la Salud y la Clave de la Juventud»: "La Lepra es un pragmatismo celular por falta de vitalidad".


"Este entorpecimiento es causado por tres grandes factores a saber: La alimentación insuficiente, no en cantidad, sino en calidad, el alcoholismo que progresivamente va causando la hipertrofia del hígado y por lo tanto la asimilación y eliminación incompletas, y el abuso sexual el cual trae como resultado el debilitamiento de las potencias de vida".


¿De dónde tomaría el señor Rojas este alardeando conocimiento de que la Lepra procede del alcoholismo e hipertrofia del hígado, de la insuficiencia nutritiva y abuso sexual? A base de indigestas imaginaciones y socorridos inventos, no se propende por el alivio del dolor y el progreso de la ciencia. Si el frondoso concepto del señor Rojas tuviera algún filamento de verdad, la Costa Atlántica de Colombia sería un gigantesco leprosorio. Muy rara vez se ve un leproso por allá. En estas inmensas regiones litorales, la agricultura casi no existe; el consumo del alcohol sobrepasa las cifras estadísticas de otras partes, y que no decir del abuso sexual, el marasmo de la degeneración moral y menosprecio de la Divinidad.


El señor Rojas termina su estudio sobre las Lepra diciendo: "La lepra es curable como el más simple resfriado". ¿Curó la lepra el señor Rojas? ¿No se ha dado cuenta este caballero de que la lepra es el resultado de un simple resfriado a la sangre? Una persona que se halle acalorada, sofocada, si se bañare o humedeciere en ese estado puede exponerse a sufrir un resfriado a los vasos capilares de la sangre, y el resultado es la lepra.


La sangre se vuelve purulenta y comienza el desastroso proceso biológico que en vano se ha tratado de detener con el famoso Chalmougra, o con los derivados de las "sulfas" y otros preparados.


El señor Rojas os habla de aguas asoleadas en botellas amarillas, y por ahí, en otro lugar de ensayistas afanes, un tal Mauro Hernández, autor de algunos folletos nos cuenta la cómica ocurrencia de un negro que curó la lepra comiendo guanábana...


Que candidez de los jerarcas espirituales. ¡Agua amarilla y guanábana madura!.

Almizclillo de Tocaima y jarilla chivata es el complemento de Rojas para curar la lepra y Hernández que no quiere quedarse a la zaga, cántale al guayacán trapiche y al cuchunchullo, con la canción aquella: "Tus ojos se cerraron"...


Diariamente mueren los leprosos y no hay quien los cure. El famoso científico colombiano doctor Lleras Acosta, clasificó en más de veinte especies los bacilos de Hansen, y a través de sus investigaciones de laboratorio anhelaba conocer la composición química que debía desplazar al bacilo de la lepra y curar la enfermedad.


Pero el doctor Lleras Acosta estaba equivocado. Ni lográndose la descomposición química del bacilo de Hansen, ni siquiera inventando el remedio que lo mate, desaparecerá la lepra. Ninguna enfermedad se cura mientras no desaparezca la causa que la produce. No siendo esta enfermedad originaria de una infección bacilar, mal puede combatirse con antisépticos y profilácticos.


Cúrese el resfriado a la sangre y desaparecerá la lepra como por ensalmo. Es obvio afirmar que los bacilos de Hansen viven en ambiente favorable para ellos. El día que ese ambiente se torne desfavorable, morirán irremediablemente y será solucionado el problema de los leprosorios.


Veamos las fórmulas que ofrecemos para curar la lepra:


PRIMERA FORMULA


Gualanday, zarzaparrilla, zarza de palito, almácigo, fique o maguey, ajenjo y salvia. He aquí siete plantas calientes, cuyos elementales viven en el Tatwa Tejas. Cuézanse en conjunto con un litro de agua, y tómese un vaso grande del líquido antes de cada comida. De esta manera se depura la sangre y se pone en actividad normal el hígado, riñones y bazo. Tatwa Tejas eliminará de la sangre el resfriado causante de la lepra. Las ondas etéricas del fuego son las únicas que pueden curar al leproso, y para lograrlo necesitamos manipular los elementales ígneos de las plantas de esta primera fórmula.


PROCEDIMIENTO ELEMENTO-TERÁPICO


Al salir el sol hágase el círculo mágico, de derecha a izquierda, alrededor del Gualanday, y pronúnciese el Mantram del elemental de este árbol: "TISANDO", "TISANDO", "TISANDO".


Como en los casos ya expuestos, bendígase la planta y ordénese al elemental curar al leproso. Hecho esto, con el rostro vuelto hacia el oriente, cójanse las ramas.


Para esta operación, el médico Gnóstico deberá cubrir su cabeza con un manto. Al pronunciar el Mantram "TISANDO", se ordenará mentalmente al elemental penetrar en el organismo del enfermo para sanarlo.


El elemental del Gualanday posee grandes poderes eróticos y viste túnica de color verde oscuro. El procedimiento para la zarzaparrilla y la zarza de palito, es idéntico, con la diferencia de que no hay mantrams que pronunciar.


En el tronco del almácigo se hace una incisión con un cuchillo, y conforme esa incisión vaya desapareciendo, el enfermo irá sanando. Se cogen las hojas después de haber ordenado al elemental la curación deseada. El círculo y la bendición, se hacen con el mismo ritual que se realiza para el Gualanday, sin pronunciar Mantram.


El Maguey o fique es Jupiteriano. Tiene tres mantrams que debe pronunciarse: LIBIB, LENONINAS, LENONON. En lo demás, igual ritual.


El ajenjo es marciano. La salvia se coge en la noche; primero se bendice y luego se arranca sorpresivamente de raíz. El elemental de ésta planta tiene túnica de color amarillo pálido.


El enfermo debe procurar obrar personalmente al coger las plantas como al practicar el rito. Si no fuere posible esto, hará en casa lo que debió hacer en el campo, aunque con manifiesta desventaja.


A continuación damos la fórmula número dos, para tomar un vaso después de cada comida. Los elementales de las plantas de esta segunda fórmula, viven en Tatwa Apas y son frías.

SEGUNDA FORMULA


Ortiga del buen pastor, betónica, verdolaguita, fucsia, venturosa. Se cuecen todas en un litro de agua.


Antes de coger cada una de estas plantas, se les hará el rito ya indicado.


Como la fórmula primera es caliente, hay que tomar la fórmula segunda para impedir que el organismo se irrite con el fuego abrasador del Tatwa Tejas. El fuego y el agua crean las formas densas y equilibran la vida orgánica.


Estas dos fórmulas de nuestra Elementoterapia Gnóstica, se tomarán por el tiempo que fuese menester. Un leproso de tercer grado sanará en nueve meses: uno de primer grado en quince días.


Después de curado el leproso deberá enriquecer su sangre y mover sus intestinos para expulsar los gérmenes muertos.


Utilice la siguiente fórmula:

Extracto fluido de boldo................ 1 onza

Extracto fluido de ruibarbo............. 1 onza

Extracto fluido de quina................ 1 onza

Tintura de acónito...................... ½ onza

Sulfato de quinina...................... 1 gramo

Jarabe simple........................... 1 botella


Esta preparación se tomará por copitas, una antes de cada comida.


Esta fórmula caliente debe equilibrarse con otra fría para después de las comidas. Hela aquí:


Crémor.................................. 1 onza

Sal de Vichi............................ 1 onza

Ácido cítrico........................... 1 onza

Agua.................................... 1 botella


Esta fórmula corrige la digestión y refresca el organismo.


Se tomará una copa después de cada comida.


Este tratamiento que aconsejo para la lepra, es tan exacto como una tabla pitagórica. Nunca ha fallado ni jamás fallará, porque es tan antiguo como el mundo, se conoce desde la aurora de nuestra tierra.


El secreto me fue confiado por los sabios indios de la Sierra Nevada de Santa Marta; ellos siempre se han curado de esta terrible enfermedad mediante su aplicación.


Un fuerte resfriado a la sangre produce la lepra. Nada de insuficiente alimentación, de alcoholismo, de hipertrofia del hígado... resfriado, y sólo resfriado.



1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   30

Similar:

Tratado de Medicina1 iconAplicacion de preferencias al amparo de acuerdos suscritos por el peru en el marco del tratado de montevideo de 1980
Establecer las pautas a seguir en la importación para el consumo de mercancías con preferencias arancelarias otorgadas al amparo...
Tratado de Medicina1 iconFondo de Distribución de Beneficios del Tratado Convocatoria de Propuestas 2008

Tratado de Medicina1 iconTratado fbg
Capítulo I estadísticas de la litigiosidad en materia tributaria en España
Tratado de Medicina1 iconDe venezuela
Acuerdo de complementación económica n° 33 (tratado de libre comercio) celebrado entre la república de colombia, los
Tratado de Medicina1 iconTratado general
A los sujetos humanos, individuales o colectivos, se les ofrecen tres opciones esenciales
Tratado de Medicina1 iconNombre: frijol blanco
Categoría A: Arancel cero; Aplica a: cr, gt, hn, ni, sv a partir de la entrada en vigencia del Tratado
Tratado de Medicina1 iconInforme medico tratante
Favor consignar el o los Diagnósticos por el cual trata o fue tratado su paciente
Tratado de Medicina1 iconTratado para radicales
Reconocimiento — Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especifi cada por el
Tratado de Medicina1 iconCapitulo IX: el beneficio de litigar sin gastos
Alsina, Hugo Tratado teórico y práctico de derecho procesal civil y comercial, Bs. As
Tratado de Medicina1 iconMercosur/xxxiii sgt nº 11/P
Visto: El Tratado de Asunción, el Protocolo de Ouro Preto y las Resoluciones N° 18/05 y 12/08 del Grupo Mercado Común


Descargar 0.9 Mb.