La solicitud de tramite de los tribunales de familia

Descargar Fromulario
Índice

    Reglamento de régimen interior del colegio de educación infantil y primaria lazarillo de tormes de salamanca.txt


    Título:"Demanda vs.solicitud de tramite"

    Subtítulo:"La etapa previa enel proceso de familia de la Pcia. de Bs. As.: actividadjurisdiccional sin demanda".

    María Silvia Villaverde

    Resumen:

    En el proceso familiar vigenteen la provincia de Buenos Aires a partir de la ley 11.453, el trámitese inicia con una planilla de solicitud de trámite, siendoinnecesaria la presentación de la demanda –salvoexcepciones.

    Sin embargo las rutinasenraizadas en las prácticas judiciales conspiran contra lasimplificación del trámite procesal y en consecuenciacontra las ideas inspiradoras que lo explican y fundamentan. La“demanda prematura” ilustra el fenómeno.

    Con el paso del tiempo losoperadores del derecho no consustanciados con la ideología dela nueva legislación procesal, se resisten a abandonar losrituales adquiridos a través de la socializaciónprofesional y adaptan el nuevo instrumento a sus practicasprofesionales previas, adjuntando a la planilla de solicitud detrámite escritos ampliatorios o derechamente el escrito dedemanda, desvirtuando de este modo la finalidad de las nuevasreglas de petición e incidiendo sobre la eficacia de lostribunales de familia y el modelo de justicia coexistencial.

    “Lacreación de tribunales con competencia familiar no sesatisface con establecer una simple nueva división decompetencia de los tribunales comunes. Si a eso se limita la reforma,puede resultar contraproducente por implicar simplemente laalteración de la uniforme distribución del trabajojudicial que se produce cuando la competencia es universal o másamplia. Por tanto, esa creación –para ser realmenteeficaz a los fines que se pretenden- debe estar acompañada deuna organización y un procedimiento especiales, adecuados aaquellos fines”1.

    “Elestado general de insatisfacción sobre el modo en que opera elsistema judicial tradicional exige una revisión a fondo de losactuales mecanismos. Especialmente, en el ámbito derecho defamilia, debe abandonarse el criterio tradicional del juiciocontencioso, porque enfrenta despiadadamente a los integrantes delgrupo, sin satisfacción efectiva para nadie”2.

    En efecto, la soluciónjurídica tradicional era insuficiente cuando no ineficaz ycontraproducente para encauzar plenamente el interés de lafamilia, pues el esquema contencioso de pretensiones desatendía la especificidad del conflicto en las relaciones familiares. Laineficiencia devenía de no tener en cuenta que, elprocedimiento no se debe colocar en el vacío, ya que lastécnicas procesales tienen funciones sociales y unpronunciado efecto sobre la manera en que opera la ley sustantiva 3.

    Las relacionesfamiliares – que encuadran en el tipo de las denominadas“coexistenciales4”-están destinadas a perdurar. Son relaciones deinterdependencia fuerte y de naturaleza compleja, cuyas repercusiones individuales y sociales reafirman la necesidad de unmodelo de resolución de problemas que conserve los vínculos,alejándolas de los litigios. En este punto, es necesario tenerpresentes los efectos devastadores de la lidia, que enemista afamilias enteras (hasta las de los testigos, a veces), dejando comoresultado, sobrevivientes en tierra arrasada5.Ejemplo de ello son las crisis matrimoniales, en las que debido a lasconsecuencias dañosas que los esposos en trance de divorcio pueden causarse, no sólo a sí mismos, sino a los hijos,durante el proceso y con posterioridad -dado que, ya no la parejaconyugal, sino la pareja de padres debe participar activamente en lacrianza y formación de sus hijos-, prestigiosa doctrinabregaba por la creación de tribunales de familia, integradospor equipos técnicos interdisciplinarios, a fin de abordar elconflicto familiar desde una nueva perspectiva.

    En diversos congresos nacionalese internacionales6,se coincidía en que el eficaz funcionamiento del fueroespecial para los conflictos de familia requería “normasparticulares de procedimiento, regidas entre otros, por losprincipios de inmediación, celeridad, actuación deoficio, concentración, preclusión relativa y ampliaciónde medios probatorios” y órganos especializados,considerando que un tribunal es efectivamenteespecializado en la medida en que lo es su agente. Con razóndestaca Kemelmajer de Carlucci que, “nada es posible, si hayineficiencia gubernamental, si quienes ocupan los cargos no conocensu ‘métier’, o no están consustanciados conla ideología de la nueva protección”7. En el VII Congreso Mundial sobre derecho de familia8(El Salvador, septiembre 1992) se recomendó que “El juezy el personal colaborador deben ser cuidadosamente seleccionados,priorizando su capacidad técnica en la materia. Se recomiendauna política judicial de formación y perfeccionamientopermanente de los jueces con competencia familiar”.

    La ley 114539da respuesta al reclamo de un tratamiento especifico para losconflictos familiares en la provincia de Buenos Aires, creando elfuero de familia, compuesto por tribunales colegiados de instanciaúnica, que funcionarán de acuerdo al régimen que por esta ley se incorpora10al Código Procesal Civil y Comercial de la provincia de BuenosAires, como Libro Octavo a continuación del Art.826.(Arts.827 a 853 CPCC PBA).

    Deeste modo, el esquema procesal familiar queda estructurado en dosetapas: la Etapa previa -Arts.828 a 831 CPCCPBA-, a cargo del Consejero de Familia11 –Arts. 832 a 837 CPCCPBA-y el proceso de conocimiento (o etapa contenciosa) –Arts. 838 a853 CPCCPBA-.

    LaEtapa previa constituye una de las principales y más valiosasinnovaciones del legislador, dado que es especialmente en ese momentoprocesal -considerado como un amableproceso conciliador previoal proceso de cogniciónconformalidades legales mínimas, y cuya instauración hasido concebida para desalentarelestilo del litigio estratégico12propiodel proceso contencioso- donde se promueve la autocomposiciónde los problemas, ya que por la naturaleza de las relacionesfamiliares, en general complejas y a largo plazo, dicha modalidadredunda en beneficio del interés familiar (Art.833 CPCCPBA)como solución negociada del problema especifico y como modelofamiliar de aproximación a todo conflicto futuro, con miras alrestablecimiento, mejoramiento, o conservación de lacomunicación y del diálogo, trascendiendo el esquemadel proceso adversarial basado en el conflicto de pretensiones, quesólo sirve a “la profundización de losconflictos y enfrentamientos, y por eso, desatendiendo la necesidadimpostergable, de contribuir al afianzamiento de la justicia”13,en la especie familiar (Arts.15 y 36 Constitución de laprovincia de Buenos Aires).

    Laautocomposición no es, sin embargo, privativa de la EtapaPrevia, sino que es de la esencia de la labor del Consejero deFamilia y también de los jueces familiares14, pues el legislador procesal la promueve durante todo el proceso15

     

    Subir
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
    Privacidad